Hallan el arma del agente que disparó contra una vivienda en San Sadurniño

Los hechos ocurrieron en la rúa Marqués de Figeroa de San Sadurniño
|

La Guardia Civil localizó ayer, tras varios días de búsqueda, parte del arma utilizada por un agente de ese mismo cuerpo –D.V.F.– la pasada semana en un tiroteo nocturno contra una vivienda en San Sadurniño.
Tal y como confirmaron fuentes próximas al caso, este dispositivo de búsqueda ya se había iniciado al día siguiente del suceso, pero la falta de colaboración del agente que ejecutó los disparos, dificultó las tareas.
Por eso, no fue hasta ayer, a las 13.00 horas, cuando se localizó parte de este arma –que según los investigadores fue desmontada– en una batida realizada por los montes de Marraxón, en As Pontes, en la que participaron varias unidades del Instituto Armado. También pudieron confirmar días después del tiroteo que se trataba del arma reglamentaria de D.V.F.

investigado y cesado
El juzgado de instrucción número 3 de Ferrol ya emitió un auto en el que se acusa al agente de ser el presunto autor de un delito de amenazas graves, daños y conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas.
La autoridad judicial decretó el pasado lunes su libertad provisional con una orden de alejamiento de las víctimas de 400 metros, así como la prohibición a acceder a armas de fuego.
Desde el momento de su detención, el día 14, se decretó el cese cautelar de funciones del agente. Sin embargo, tres días después, una vez conocida la postura del magistrado, el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, propuso la suspensión definitiva y la revocación del destino en el que desempeñaba su cargo, en el puesto de Ortigueira.
También se iniciaron los trámites para la substanciación de un expediente disciplinario por una presunta falta grave, “sin prejuicio de seguir colaborando con el juzgado de Ferrol para que se esclarezcan los hechos”, explicaron fuentes próximas a la investigación.

gran entereza
La Guardia Civil ha vuelto ha reiterar el comportamiento de la familia que se residía en la casa tiroteada, durante el suceso y en los días posteriores.
En un comunicado elogió “la actitud de los inquilinos de dicha vivienda, quienes, en todo momento mantuvieron una gran entereza y serenidad ante los hechos acontecidos y han mostrado un comportamiento ejemplar ante una situación sobrevenida y ajena a dicha familia”.
Según los testigos, a pesar de haber sido tiroteados –a última hora de la tarde–, los habitantes de la casa intentaron calmar al agente ebrio y dialogaron con él para que desistiera de su actitud violenta.

Hallan el arma del agente que disparó contra una vivienda en San Sadurniño