Trabajo de cuerpo y mente

diario de ferrol-2018-03-02-041-e36a6af6-p
|

Jugar en Primera no solo requiere trabajar la parte física. También la mental. De ahí que desde hace algunas semanas la “coach” Sabela Naranjo trabaje con O Parrulo. El secretario del club, José Naveira, se puso en contacto con ella y, tras una primera sesión, el entrenador Diego Ríos mostró su aprobación a lo que podía aportarle al grupo –“para mí es una suerte que un entrenador confía en este tipo de trabajo. No todos se dan cuenta de la importancia que tiene, pero él sí”, destaca–. Su labor, por eso, se prolongará hasta el final de temporada –cada dos semanas–, con la esperanza de ayudar al equipo ferrolano a conseguir la permanencia.
El “coaching” es una disciplina relativamente nueva –“en Estados Unidos empezó en la década de los 70, vinculada al mundo del deporte, pero en España lleva cuatro telediarios”, explica Naranjo–, aunque la otra “entrenadora” de O Parrulo está convencida de que “es algo que necesitarían como todos los equipos”. Sin embargo, aunque en el mundo del deporte se está empezando a popularizar este tipo de figuras –“por ejemplo, el Betis tiene seis psicológos deportivos; o Rafa Nadal, que es un ejemplo a nivel mental, tiene su ‘coach’, su psicólogo... Ellos [los deportistas] lo necesitan, pero como el que más”, describe–, en general no es en algo en lo que trabaje, “pero más por desconocimiento que por miedo”.

Fluidez
Sabela Naranjo apunta las bondades del “coaching” recordando que “a la hora de competir ayuda muchísimo que tengas la mente preparada y tus emociones equilibradas”. Así que su trabajo con una plantilla de la que destaca que “se les ve receptivos, aunque es algo completamente nuevo para ellos”, está dirigido a liberar a los jugadores de la presión que puedan tener por muchos factores –el resultado, la afición...– para no bloquearse y “fluir” sobre la pista. “¡Claro que ayuda dejar la presión a un lado, dedicarse solamente a jugar y estar concentrado en lo que debes estar!”, dice.
Para eso, durante sus sesiones, que describe como “participativas y dinámicas”, trata con los integrantes de la plantilla de encontrar “soluciones y estrategias” con las que resolver los problemas que a los jugadores les puedan ir apareciendo. Asimismo, fomentar el autoconocimiento de los futbolistas, que sepan cuáles son sus puntos fuertes a nivel emocional y mental y, sobre todo, no perder la pasión por el juego. “Es que hay veces en que los jugadores piensan en otras cosas y se olvidan de disfrutar del juego. Pero, cuando uno disfruta, fluye mucho más y es más fácil que las cosas te salgan que cuando tienes 20.000 pensamientos en vez de mirar el balón y estar al partido”.
Su trabajo también persigue fomentar la cohesión del grupo porque, como explica, “todos son importantes”. En este sentido dice que a veces hay jugadores que, por ser los que marcan más, se piensan que son más importantes que otros que no lo hacen. “Pero todo lo son: el que defiende, el que pasa, el que mete los goles... Hay que trabajar para que todos se sientan parte del grupo, para fortalecer esa cohesión que hace que nadie sea menos que nadie”, dice.
Así que de cara al partido frente al Santiago Futsal al cuadro de la ciudad naval espera demostrar que, además de en lo físico, también está preparado en lo mental.

Trabajo de cuerpo y mente