Un ferrolano con una dolencia rara denuncia que una médico se negó a darle parches para el dolor

Los hechos ocurrieron en el centro Fontenla Maristany j.meis
|

Un vecino de Ferrol que sufre una enfermedad de las catalogadas como raras, denominada quistes de Tarlov, ha denunciado ante la inspección de servicios sanitarios la negligencia de una facultativa del ambulatorio, que se negó a darle parches de morfina para el dolor.
El hombre acudió el pasado viernes a esta consulta para que la doctora le redactara un informe médico en base a unas pruebas radiológicas que le habían realizado meses atrás y poder, con ello, inscribirse en el Registro Nacional de Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.
Según el relato del afectado, la doctora no accedió a redactar este informe por desconocer de que dolencia se trataba y ello originó un intenso cruce de palabras entre ambos, tras lo cual, también se negó –cuenta el enfermo– a darle los parches de morfina que le habían indicado en la unidad del dolor.
Cuando salió de la consulta, el hombre, que se desplaza con muletas o en silla de ruedas, se topó con tres unidades de la policía local de Ferrol que habían sido alertados por la doctora. “¿Seis policías para una persona que iba en silla de ruedas?, se preguntaba ayer el afectado. Considera que la respuesta fue desproporcionada y criticó igualmente el trato dispensado por los agentes del orden.
Al no haber podido obtener los parches de morfina para paliar el dolor, esa misma noche sufrió una crisis que le obligó a solicitar la presencia de un médico en su domicilio. Para sorpresa del paciente, la médico de urgencias era la misma que le había expulsado de su consulta esa misma mañana. “Ni se puso al teléfono. Me pasaron con otro doctor que me dijo que tomase un relajante muscular. Fue todo”, cuenta el paciente.
Tras este episodio, que considerada una negligencia por parte de la facultativa, ha denunciado la situación ante Inspección y solicitado un cambio de médico.

Un ferrolano con una dolencia rara denuncia que una médico se negó a darle parches para el dolor