El bombero Pablo Calvo, de ruta en bici por Galicia para apoyar las enfermedades raras

pablo calvo y su novia, ana inés lópez, ayer, en la zona de ultramar
|

Los asturianos Pablo Calvo y Ana Inés López llegaron ayer a la ciudad tras un recorrido en bicicleta iniciado el pasado lunes en Ribadeo. Él, bombero de profesión, cambió jornadas laborales para poder disponer de una semana y realizar una ruta con la que agradecer a los gallegos su aportación en una causa muy concreta: las enfermedades raras. Su labor altruísta comenzó en 2010, como una aventura inicial que le llevó a recorrer el tramo Gijón-Santander. Año tras año el trayecto se fue ampliando y el pasado mes de julio salía de Alemania hacia Gijón para recaudar fondos que, en esta ocasión, se destinarán a ayudar a personas con síndrome de Rett –en el centro San Juan de Dios, en Barcelona– y la acondroplasia –en Gijón trabaja una entidad con afectados por la dolencia y familiares–.  En esa ocasión viajó con su perra, Hippie, y ahora, en la vuelta de reconocimiento por Galicia, le acompañó también su novia, Ana Inés López.
Las cuestas que caracterizan el paisaje gallego fueron todo un obstáculo en determinados momentos de la ruta en bicicleta. Pero ellos lo superaron con creces. Con una media de diez horas al día encima de la bici para recorrer unos noventa kilómetros en cada jornada y las paradas justas para comer, dormir y visitar a algunos colaboradores, el esfuerzo vale la pena, según aseguran. Y por si fuera poco, una vez que se bajan de la bici, sacan tiempo además para compartir su experiencia a través de las redes sociales, a través de su blog, bikecanine.wordpress.com y del facebook Bik9.
La experiencia de Pablo en este tipo de rutas es muy superior a la de su novia Inés, tal como reconocen ambos, aunque ella confía en poder acompañarlo en próximas iniciativas de este tipo. “Nos queda un día y yo creo que de aquí a mañana aguanto”, aseguraba ayer Inés, tras una pequeña parada en la zona de Ultramar para visitar a su amiga Luisa –de quien destacaron su colaboración con la causa–.
Calvo agradeció los donativos recibidos en Galicia –a falta de finalizar el recuento, ya tienen más de 3.000 euros–. El viaje terminará hoy en Ribadeo, y mañana, la vuelta a la rutina y, en el caso de Pablo, al trabajo. Eso sí, con el gusto de haber agradecido las contribuciones a dos buenas causas: el síndrome de Rett y la acondroplasia. n

El bombero Pablo Calvo, de ruta en bici por Galicia para apoyar las enfermedades raras