Tusk y May se comprometen a rebajar la tensión pese a temas “difíciles” como el de Gibraltar

|

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y la primera ministra británica, Theresa May, se comprometieron ayer a “rebajar la tensión” de cara a las negociaciones del Brexit, pese a que las conversaciones en ocasiones obligue a abordar asuntos “inevitablemente difíciles” como la situación de Gibraltar.

Gibraltar fue una de las cuestiones clave abordadas por May y Tusk en el primer encuentro mantenido por ambos desde que se activo el proceso formal de divorcio, indicaron fuentes europeas y británicas.

La reunión tuvo lugar en Downing Street y se prolongó durante unas dos horas de conversación en un ambiente “amistoso” y “positivo”, que sirvió para abordar los próximos pasos a dar para pactar las condiciones de la salida.

Un contacto regular

“Han acordado permanecer en contacto de manera regular y tratar de rebajar la tensión que pueda surgir, incluso cuando se discuta de asuntos inevitablemente difíciles como Gibraltar”, explicaron fuentes europeas.

Sobre este asunto, un portavoz del Gobierno británico subrayó que no hay cambios en la posición británica respecto a Gibraltar y que Londres trabajará para obtener “el mejor acuerdo posible” también para el Peñón.

Además, May quiso dejar claro que “no habrá negociación” sobre la soberanía del territorio en disputa sin que exista el “consentimiento de sus ciudadanos”.

El borrador de directrices políticas redactado por Tusk y que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE a 27 ratificarán el próximo 29 de abril establece que el bloque dejará fuera de las negociaciones del Brexit la cuestión gibraltareña, y que cualquier entendimiento posterior sobre su relación con la UE quedará condicionado al visto bueno de España.

Esta consideración al derecho a veto de España, que responde a la demanda del Gobierno de Mariano Rajoy y rompe el principio de neutralidad asumido hasta ahora por la UE en la disputa por el Peñón, despertó malestar y provocó airadas reacciones desde Londres.

Por ello, Tusk aprovechó su visita para “explicar las razones” de este párrafo, que recoge que a partir del Brexit solo una de las dos partes verá sus intereses representados por la UE.

Con suavidad

Durante la reunión, Tusk, apremió a May a comenzar con las negociaciones del Brexit “lo antes posible” porque redundará en interés de todos. En un mensaje, a través de su cuenta oficial de Twitter, Donald Tusk dijo que “la pelota está en el tejado del Reino Unido” y destacó que la intención y el objetivo de la UE es “establecer la relación lo más estrecha posible” entre ambas partes.

Por su parte, May manifestó el deseo de los británicos de que el proceso para ejecutar el Brexit se efectúe de manera “suave”.

Poco antes de la reunión en Downing Street, el exministro británico Peter Hain declaró que el Reino Unido debería estudiar la posibilidad de compartir con España la soberanía de Gibraltar para evitar que el peñón quede fuera de la Unión Europea, publica hoy “The Guardian”.

Cosoberanía

En un artículo publicado ayer, Hain –exministro para Irlanda del Norte– pide al Gobierno de la primera ministra, Theresa May, que evalúe “resucitar (la idea de) la soberanía compartida” para que los gibraltareños tengan más libertad y seguridad.

“Un acuerdo de soberanía compartida ha sido y es (para que) ganen todas las partes en la disputa”, agregó Hain.

“La única concesión que los gibraltareños tendrían que hacer es poner una bandera española en la Roca junto con una británica. Su querida ciudadanía británica, tradiciones, su aduana y forma de vida no serían modificadas, excepto para mejor, porque desaparecería el asedio de España”, escribe el político laborista.

“La cerveza sería servida en los pubs de estilo británico. Los gibraltareños podrían conservar sus instituciones, su gobierno autónomo, su Asamblea elegida, tribunales y servicio policial”, señala Hain, quien en 2002 trató de negociar con España un acuerdo sobre cosoberanía del Peñón.

Por su parte, el presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, se mostró “satisfecho” con la referencia a Gibraltar en las directrices negociadoras del Brexit del Consejo Europeo.

Aunque pidió moderación y prudencia para ver “cómo se producen los movimientos”, indicó que “en principio no ha empezado mal el planteamiento”. l

Tusk y May se comprometen a rebajar la tensión pese a temas “difíciles” como el de Gibraltar