Suben a once los ingresos en Ferrol, tres de ellos en cuidados intensivos

Cocina Económica entrega de menús
|

La evolución del coronavirus en Ferrolterra sigue la pendiente descrita ya en otros lugares a los que el SARS-CoV-2 llegó antes. Los datos oficiales de la mañana de ayer cifraban en 26 los positivos atendidos desde esta área sanitaria, cinco más que el día anterior, de los cuales once necesitan ingreso hospitalario. Tres personas están en la Unidad de Cuidados Intensivos (dos en el Marcide, de 80 y de 71 años de edad, y otra de 77 en el hospital Juan Cardona). Los otros ocho hospitalizados se encuentran ingresados en la planta específica habilitada en el Arquitecto Marcide. A los cinco que ya se registraban en la jornada de ayer en esta ala (todos varones y con edades entre los 35 y los 71 años), se les suman tres mujeres, de 69, 76 y 92 años.

A la espera de que las medidas de confinamiento surtan efecto –y no lo hacen hasta varios días después de ponerse en marcha–, la previsión es que la cifra de afectados siga creciendo, poniendo a prueba la capacidad de los hospitales públicos y privados de la zona. A los recursos sanitarios se suma el ofrecimiento del Concello de Ferrol, que ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias espacios como los pabellones polideportivos o los de FIMO, con capacidad para albergar más de 700 camas. Preocupa sobre todo la vulnerabilidad de la gente mayor, en una de las zonas más envejecidas del país. Por eso continúa la insistencia en mantener las medidas contempladas en el estado de alarma respecto a limitar desplazamientos y contactos, y no relajarlas a pesar de que se prolonguen en el tiempo.

Test en coche
El Novoa Santos será, como se publicó ayer, el lugar en el que se tomarán las muestras en el coche para realizar los test de coronavirus. Es una forma de evitar desplazamientos del personal sanitario y aprovechar mejor los equipos de protección individual, además de facilitar la rapidez en la toma de muestras y poder realizar un mayor número de ellas. 

Este test se ha implantado progresivamente en todas las áreas sanitarias de Galicia con pacientes positivos y mañana empezará a funcionar en Santiago y en Ferrol. Es necesario estar citado para realizarlas, para lo que tiene que estar prescrita la prueba (las personas que sospechen pueden llamar al 900 400 116).

La Cocina Económica incrementa los envíos a viviendas para reducir la afluencia a su local

La Cocina Económica tiene menos afluencia en su local de la calle Terra pero “más gente que atender”, apunta su presidente Antonio Tostado. La situación de emergencia actual ha provocado una redistribución de turnos presenciales, admitiendo a 18 comensales en cada uno de ellos, uno por mesa. Se ha intentado, además, disminuir el número de personas obligada a desplazarse físicamente.

“Dividimos a la gente en tres grupos”, explica Tostado. En el comedor se atiende a unas 80 personas; se preparan bolsas con comida para llevar para otras 28 que tienen domicilio y cierta estabilidad; y para las familias de Ferrol y Narón, los gobiernos locales repartirán vales de supermercado. Son unas 45 personas.

Al mismo tiempo, se envía comida al refugio Pardo de Atín para 42 usuarios, así como a Cáritas para otras 25. El objetivo es facilitar el confinamiento y evitar desplazamientos innecesarios.

“El sábado pasado se hicieron todas las raciones para llevar y fueron 160 menús, pero hay gente que no tiene adónde ir y acabó comiendo en la calle”, explica Tostado. Por eso se han buscado soluciones que minimicen los riesgos pero que eviten estas situaciones.

Al mismo tiempo, desde la Cocina Económica han pedido a la Xunta y al Concello que los incluyan en el reparto de material preventivo, como mascarillas y soluciones hidroalcohólicas, aunque se muestra tranquilo porque tienen material de autoprotección “para las próximas semanas”. “Ya que estamos en primera línea, queremos que se considere a nuestro personal como tal”, explica el presidente.

También Protección Civil colabora en estos envíos, llevando la comida a quienes no pueden salir de casa y que cumplen además con los requisitos de necesidad económica de esta entidad benéfica, siempre con el objetivo de reducir los desplazamientos. Los voluntarios tienen formación específica para este tipo de emergencias, y desde el Concello se les ha movilizado para atender a la población más vulnerable.

En ese sentido, el concejal ferrolano Germán Costoya valoraba ayer la puesta en marcha del servicio de compra a domicilio de alimentos y de medicinas para personas que no tienen movilidad. Están disponibles los teléfonos 981 320 000 y 698 126 700, de diez de la mañana a seis de la tarde, de lunes a viernes; y los sábados, de diez a tres. 

Suben a once los ingresos en Ferrol, tres de ellos en cuidados intensivos