Una llamada al optimismo

Larraz, dando instrucciones durante el partido de esta temporada frente al Pontevedra | jorge meis
|

No hay motivo para alarmarse. Después de completar el primer tercio del campeonato, el Racing no está entre los tres primeros puestos y los ocho puntos que luce en su casillero son menos de los que ha merecido. Sin embargo, el entrenador Emilio Larraz insiste en valorar todo lo bueno que hace el equipo que dirige y que confía en que se traduzca mañana en un triunfo sobre el Coruxo. “Tenemos la ilusión y la confianza de conseguirla: por nosotros mismos y por confirmar que las cosas se están haciendo bien”, apunta el técnico.

Por eso, a pesar de que las cosas no acaban de salir bien en todos los ámbitos –“acciones de mala fortuna, decisiones arbitrales, lesiones inesperadas en el último momento...”, enumera–, Larraz destaca que “estamos compitiendo bien y hemos demostrado no ser inferiores a nadie”. De ahí que insista en que “ganaremos más siendo optimistas con el equipo y poniendo en valor todo lo bueno que tiene. Tenemos que hacer mejor cosas, pero ya hacemos muchas muy bien”.

Tranquilidad
De ahí que el técnico zaragozano sostenga que “no estamos presionados”, sino que la plantilla que prepara está centrada en “seguir corrigiendo las cosas que todavía nos faltan, que sobre todo se refieren a generar más ocasiones de gol”. Larraz expone en este sentido que “si ya controlamos los partidos con o sin balón, de lo que ahora se trata es de tener más facilidad para ganarlos”. Será la manera, dice convencido, de que al final el cuadro verde está entre los tres primeros para seguir en la lucha por el ascenso a Segunda División.

Con la creencia de que “no se puede minimizar más al rival de lo que estamos haciendo, porque es prácticamente imposible que los contrarios nos hagan menos de lo que nos hacen”, Larraz está convencido de que la solución está en la otra parte del campo. “Es cierto que nosotros generemos poco, pero todos los días estamos generando más que los rivales”, apunta. De ahí que explique que “las condiciones globales son para que ganemos más de lo que perdemos, pero no está ocurriendo así. Y eso puede ser por circunstancias del fútbol o porque tenemos que meter una marcha más, hacer algo más... y es en eso en lo que estamos”.

Por eso, más que preocuparse en cómo llega al Racing al parón navideño, Larraz renueva su fe en que “si seguimos trabajando así, el equipo cumplirá sus objetivos”.

Una llamada al optimismo