La autopsia de los fallecidos en Redondela revela que murieron por choque térmico e intoxicación

Copia de El Ideal Gallego-2017-02-23-023-679a2f80
|

La autopsia practicada a los cuerpos de la mujer y el hombre fallecidos el lunes tras una explosión y posterior incendio supuestamente provocados por él en una vivienda de Chapela, en Redondela (Pontevedra), revela que ambos murieron por choque térmico e intoxicación.

Así lo comunicó ayer el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que informó de estos datos a partir de los resultados del informe preliminar de la autopsia de los cuerpos de la mujer de 50 años, María José M.G., y su expareja, Emilio F.C., de 47 años.

Ayer mismo, tras participar en un minuto de silencio en Santiago, el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, señaló que los cuerpos de ambos se encontraron “agarrados”.

Él la agarró

Según la investigación él la agarró a ella para impedir que abandonase la vivienda y después se produjo la explosión “como consecuencia de manipulación de butano con un acelerante”.

En el lugar, se localizaron bombonas de butano “con las mangueras cortadas” y restos de gasolina, de forma que, según trasladó la Delegación del Gobierno en Galicia, el hombre tenía supuestamente “todo preparado para ocasionar la explosión mortal”. Las mismas fuentes confirmaron que no hay constancia de denuncias por violencia machista por parte de la mujer, que tenía tres hijos –uno de ellos, de ocho años e hijo de ambos–, quienes no estaban en la vivienda en el momento de los hechos.

El informe preliminar elaborado por el cuerpo de Bomberos confirma que en el interior de la vivienda había dos bombonas con sus mangueras cortadas y, muy cerca, una lata de gasolina. Por ello, apuntan que “es evidente que fue provocado” y, aunque se desconoce qué originó la ignición, dan por echo que “se prendió con algo de manera premeditada”.

Así lo trasladó el suboficial de Bomberos de Vigo, Félix Landesa. En el lugar de los hechos, los bomberos encontraron que parte de la fachada se había caído debido a la deflagración, y que todavía ardía una habitación. Además, un vecino trataba de ayudar a sofocar las llamas con una manguera de riego.

Al acceder a la vivienda localizaron a dos personas tiradas en el suelo del pasillo, quemadas y juntas; y, ante la duda inicial de que pudiera estar dentro el hijo de 8 años de los fallecidos, buscaron en todas las habitaciones, si bien más tarde se confirmó que el niño no estaba en la casa. n

La autopsia de los fallecidos en Redondela revela que murieron por choque térmico e intoxicación