Un único proyecto empresarial superó este año la criba de las ayudas de reindustrialización

DAXIONG POLIGONO PENAPURREIRA AS PONTES
|

Las ayudas de reindustrialización del Ministerio de Industria llegarán este año a una o a ninguna empresa. Solo un proyecto ha superado la primera criba del programa, al que en esta convocatoria se presentaron cinco, que de llegar a la fase de concesión definitiva recibirá un préstamo de 803.250 euros. Se quedarán sin invertir ya, por tanto, 44,9 millones de euros de los 45,7 que el Gobierno consignó este año para fomentar la creación de empleo en las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal.
Se acerca a la muerte por ina-nición, por tanto, el programa de reindustrialización del Ministerio que desde el año 2006 constituía el pilar fundamental del llamado “Plan Ferrol”. Atrás quedan los años en los que los responsables del Gobierno de Zapatero acudían a la ciudad a presentar una lista de entre 20 y 30 proyectos seleccionados entre un número de solicitudes que se elevó en ocasiones por encima del centenar.
La introducción de la obligación de presentar avales, el cobro de intereses en unos créditos que antes se concedían a tipo cero y la crisis económica han terminado por dejar en algo meramente anecdótico el programa destinado a salvar la economía de tres comarcas profundamente deprimidas.
En la convocatoria de 2013 fueron seleccionados seis proyectos y en la de 2014 solo uno ha pasado la criba. Es el de la empresa García Forestal, que ya recibió el respaldo del Ministerio en anteriores convocatorias, y que prevé poner en marcha en el puerto exterior una planta de valorización de biomasa forestal residual. Industria le concede un préstamo de 803.350 euros, una cantidad que, tal como ayer puso de manifiesto la CIG, supone un 1,75% del presupuesto que se consignaba este año al programa.
Polux Hispania, Mercancías Gráficas, Intacta Gestión Ambiental y Fabricación de Recetas Alimentarias son las otras cuatro que se presentaron a la convocatoria y que, tal como consta en la web de Industria, fueron descartadas. Para la CIG, es una prueba más de la “marxinación” que sufre la comarca en los presupuestos generales del estado, un documento que el sindicato considera puro “maquillaxe”. La resolución del programa de reindustrialización, señala la central, es otra muestra “do fracaso e deixazón” del conocido Plan Ferrol.

Un único proyecto empresarial superó este año la criba de las ayudas de reindustrialización