Suárez ignora las demandas del PSOE local y hace “borrón e conta nova”

Foodtruck del Cocido de Lalín
|

El gobierno de Ferrol quiere mirar hacia delante y superar la crisis que estalló esta semana por culpa de la gestión de la cabalgata de Reyes. El concejal de Cultura y excoordinador de Esquerda Unida, Suso Basterrechea, pedía “tranquilidade” porque “o goberno dunha cidade é unha cuestion importante e non algo co que se poida xogar”. Aseguró, “como concelleiro pero non como Ferrol en Común porque aínda non temos falado do tema”, que “se vai restablecer calquera posible confianza que estea deteriorada” y que puede “garantir un goberno máis que estable e que a situación vai chegar á normalidade máis absoluta porque ademais é o que nos corresponde por responsabilidade”.
Beatriz Sestayo, teniente de alcalde del PSOE y concejala de Festas, también aseguraba que la comunicación con el regidor, Jorge Suárez, se mantenía “con normalidade”. Evitó de nuevo valorar la situación y remitió a las declaraciones de la ejecutiva local del partido, de la que ella es secretaria general. “Foron tomadas por unanimidade da executiva e do grupo municipal e obviamente eu respáldoas”, apuntó.
Desde la plaza de Armas se quiere transmitir que, tras la tumultuosa Xunta de Goberno del martes, se trabaja con normalidad y con el ambiente habitual. Aun así, a Ferrol en Común lo cogió por sorpresa la comparecencia del jueves de la ejecutiva socialista, en la que acusaban al alcalde de haber puesto en cuestión la honorabilidad de Beatriz Sestayo respecto a la limpieza de la adjudicación de la cabalgata y exigían garantías de que declaraciones así no se repetirían como condición para mantener el pacto de gobierno. Esa misma mañana se habían reunido Suárez y Sestayo y “acordamos traballar conxuntamente” pero no se habló de “garantías”, explicaba ayer el regidor, a su llegada de Madrid, a donde acudió con una representación empresarial de la ciudad para captar inversiones. “Un pouco de sorpresa si que xerou”, admitía el regidor. “Non esperaba esas declaracións do meu antigo camarada de partido Enrique Barrera [Suárez pertenece a Esquerda Unida] pero creo que é cuestión de poñer punto final”. Afirma que “os concelleiros están traballando como tódolos días”, valoró “moi positivamente a capacidade de traballo dos edís do PSOE e dos do meu grupo” y aseguró hacer “borrón e conta nova”, aunque “non creo que actuar baixo ameazas públicas nun medio de comunicación sexa a mellor estratexia política”.
En respuesta a las demandas expresadas por los socialistas, Suárez afirmó que no va a ir “a ningún notario nos próximos días nin facer ese tipo de garantías”. Se ratificó en lo declarado a principios de semana sobre los fallos de comunicación por los cuales no se había aclarado bien un procedimiento administrativo perfectamente legal y negó haber dudado de la honradez de Beatriz Sestayo. 
“En ningún momento se falou de corrupción e non creo que a difamara en modo algún”. Para el alcalde “falar de garantías e ameazas está de máis” y aunque respecta la opinión de la ejecutiva socialista, “non a comparto”.  Opina que el pacto de gobierno tiene una salud “boa, case excelente diría eu”, y que está “convencido” de que va a durar cuatro años. “Polo menos eu non me vou poñer ó borde de ningún abismo porque seguro que me empurran”.
Dice Suárez que de esta crisis el gobierno va a salir “máis cohesionado”, que es lo que necesita una ciudad “que ten problemas moi importantes”. Asegura que espectáculos públicos como los vividos son perjudiciales, que pecan de “infantilismo” y que, en todo caso, “nos poden servir para darnos conta de que o que está pasando nesta cidade é un asunto moi serio e se queremos que este goberno se diferencie dos anteriores, e temos moitos proxectos para mellorala, a única forma real de facelo é actuando coordinados”.

Suárez ignora las demandas del PSOE local y hace “borrón e conta nova”