Errejón empezó a discrepar con Iglesias cuando no apoyó la primera investidura de Sánchez

-FOTODELDIA- GRAF2372. MADRID, 21/01/2019.- El diputado Íñigo Errejón, durante la rueda de prensa en la que ha anunciado este lunes al grupo de Unidos Podemos en el Congreso que abandona el escaño para dedicarse a la campa&ntil
|

El exdiputado nacional y excandidato de Podemos a la Presidencia regional, Íñigo Errejón, reconoció que las agudas discrepancias con la dirección del partido sobre su rumbo político ni son nuevas, ni un secreto y comenzaron al inicio de 2016, “con los pactos de Gobierno”, cuando Pedro Sánchez intentó convertirse en presidente de Gobierno con el voto de Cs y Podemos pero éste último partido no le apoyó.

En una entrevista en TVE, Errejón admitió que por aquel entonces, hace tres años, hubo diferencias en el seno de Podemos sobre lo que hacer y por eso ahora “se alegra” de su partido haya apoyado el Gobierno de Pedro Sánchez y esté en la línea de un “mayor entendimiento” con el PSOE. De hecho, señaló que si continuara como diputado votaría Sí al proyecto de Presupuestos Generales del Estado.

Decreto del alquiler
No obstante, preguntado por el apoyo de Podemos a la derogación del real decreto del Gobierno sobre los alquileres, considera que el Ejecutivo de Pedro Sánchez “debería haber respetado lo pactado y es que los ayuntamientos tengan competencias para regular precios máximos en barrios en los que se está expulsando a los vecinos”. “Creo que cedió a la presión de los fondos buitre y entre los fondos buitre y los inquilinos, nosotros nos quedamos con los inquilinos”, manifestó.

Volviendo a la situación de Podemos, Errejón mostró su “respeto” a un proyecto que “levantaron de la nada” él y otros compañeros, pero que ahora “corre el riesgo de oxidarse” y por eso apuesta por iniciativas políticas que funcionaron bien tanto en Barcelona como en Madrid capital, y que el quiere extender a la región con la plataforma Más Madrid.

El todavía secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos remarcó que esta plataforma no es un partido político y que su objetivo no se extiende a toda España, sino que pasa “exclusivamente por ganar la Comunidad de Madrid”.

Ensimismamiento
“Los partidos corren el riesgo de ensimismarse y perder el contacto con la sociedad. Tienen que ser permeables a lo que la gente demanda. Los partidos no son siempre la herramienta mejor para escuchar y por eso hay que abrir y ensanchar”, esgrimió Errejón para justificar el lanzamiento a nivel regional de la plataforma ideada por la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

“Este movimiento es el inicio de un camino que va a seguir para construir una mayoría de gente muy diferente para construir una comunidad sumida hasta ahora en el despilfarro, la chapuza y la corrupción. Hasta ahí llega”, prosiguió el político.

Respecto al ofrecimiento de “puertas abiertas” al PSOE que le hizo ayer su portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, Errejón le respondió de forma similar asegurando que si le gusta la plataforma Más Madrid Comunidad que participe y se registre. Además, considera que el ofrecimiento de Lastre “no sé en qué lugar deja a su candidato en Madrid”, en referencia a Ángel Gabilondo.

Lista unitaria
Errejón también afirmó que aún hay “mucho tiempo” para poder conformar una candidatura unitaria con Podemos e IU, y se mostró convencido de que no habrá problemas para completar con ellos la lista electoral.

“No puedo pretender tener yo entre mis contactos a toda la gente capacitada”, afirmó y dijo que tiene una “sensación renovada” desde que decidió concurrir con la plataforma de la alcaldesa Manuela Carmena, pese al “coste” de esta decisión que le llevó a dejar su acta de diputado. 

Errejón insistió en que se puede conformar una candidatura en la que quepan “inequívocamente todas las fuerzas progresistas”, incluidas Podemos e IU.

Al ser preguntado por si algunos líderes territoriales de Podemos pueden seguir sus pasos, afirmó que “son días de muchas llamadas”.

Precisó además que Más Madrid “no es un partido, es una plataforma en la que tienen que caber muchos” y subrayó que trabajará “hasta el final” para que estén en ella todas las fuerzas progresistas y, en este sentido, defendió que “no hay que poner los nombres de los partidos por delante de la posibilidad de cambiar las cosas”. Dice que 7.000 madrileños se han apuntado a su plataforma.

Errejón también afirmó que  no cree que su partido sea un lastre, pero que considera que “hace falta sumar más y hacer un esfuerzo mayor para volver a hablarle a gente que no piensa como uno”.

Errejón empezó a discrepar con Iglesias cuando no apoyó la primera investidura de Sánchez