Volver a ganar es la exigencia que tiene la plantilla del cuadro verde

La presencia de Joselu ante el filial pucelano parece casi asegurada j. meis
|

 

Esta semana, el entrenador del Racing, Miguel Ángel Tena, era claro cuando destacaba que “ahora mismo no pensamos en la promoción de ascenso y sí en salir de la situación en la que estamos. Los jugadores necesitan una victoria y es lo que vamos a buscar en el encuentro ante el Valladolid B”.
El técnico castellonense lo que quiere es ir paso a paso recortando la desventaja sobre los cuatro primeros clasificados, para lo cuál necesita encadenar varios resultados positivos y, ahora, tiene una semana con tres encuentros, en los que, de ganarlos, podría dar un salto significativo en la clasificación. Con ese objetivo trabajan.
Primero, recibirán al filial vallisoletano, posteriormente, el miércoles, jugarán en tierras navarras ante el Osasuna B, para finalizar el domingo, en A Malata, frente al Tudelano.
Conseguir los nuevos puntos, significaría meterse en la lucha por la promoción, mientras que no lograrlos, podría conllevar alejarse más del objetivo marcado por el Consejo de Administración.
Sin embargo, el cuerpo técnico se fija solo en el choque de mañana, en el que cuadro verde tendrá que superar a un adversario que no está rindiendo demasiado bien cuando actúa lejos de sus seguidores, aunque ha conseguido un triunfo a domicilio, un empate y perdido los otros tres compromisos que dirimió.
En el conjunto departamental no se fían demasiado de las estadísticas y esperan llevar la iniciativa y estar mucho más acertados en la finalización de las jugadas de lo que han estado hasta el momento. Por ello, el cuerpo técnico ha incidido en ese tema para tratar de mejorar el rendimiento en las dos áreas, para hacer el equipo más solvente tanto en defensa, en donde se están cometiendo mucho errores que están costando goles, como en ataque.
Es posible que el preparador racinguista introduzca alguna variación en el once inicial que ponga en liza ante la escuadra vallisoletana, principalmente en la zona de creación, para ganar más llegada al área rival.
Cabe destacar que el Valladolid B es un equipo que suele tratar bien el balón y al que le gusta tenerlo, mostrándose con problemas cuando no lo hace y esa es la premisa que tendrán los jugadores ferrolanos, que su contrincante esté incómodo sobre el terreno de juego.

Volver a ganar es la exigencia que tiene la plantilla del cuadro verde