La fragata “Álvaro de Bazán”deja su base para mandar la agrupación de escoltas de la OTAN

La F-101 dirigirá la formación internacional con el contralmirante Delgado Roig al mando jorge meis
|

La escuela naval de A Graña acogió ayer la emotiva despedida de los familiares de la dotación de la fragata “Álvaro de Bazán” –F-101– que dejó su base en Ferrol para integrarse en la agrupación permanente de escoltas de la OTAN –SNMG-1– y dirigir esta formación como buque de mando.
Autoridades militares y familiares de los marinos acudieron ayer a despedir al buque que permanecerá en la mar durante cuatro meses hasta que sea relevada por la fragata “Méndez Núñez”, también con base en Ferrol, para continuar al mando de esta agrupación marítima internacional.
El mando español de la fuerza naval se prolongará durante todo el año y estará dirigido por el contralmirante José Enrique Delgado Roig, con su Estado Mayor internacional embarcado siempre a bordo de una fragata F-100. A la F-101 le sucederá la “Méndez Núñez” –F-104– y luego la “Almirante Juan de Borbón” –F-102–, por períodos de cuatro meses cada una.
El contralmirante de la Armada española José Enrique Delgado Roig está al mando de la SNMG-1 desde mediados del pasado mes de diciembre, donde tomó posesión en un acto celebrado en Cartagena, en el que relevó al contralmirante portugués Alberto Manuel Silvestre Correira. Ostentará el cargo hasta finales de este año y ayer, antes de partir, explicó que el objetivo principal  de la misión a la que ahora se enfrentan “es tener una fuerza lista, entrenada y preparada para cualquier misión que la Alianza Atlántica decida”.
La Agrupación mantendrá su alto grado de preparación y la capacidad para llevar a cabo todo tipo de misiones marítimas convencionales, a través de la continua inversión en la formación y en los ejercicios con otros países de la OTAN y sus aliados.
La formación de escoltas contará, a lo largo del año, con barcos españoles, británicos, noruegos y holandeses y el número de unidades oscilará entre tres –las que participarán de forma inmediata– y siete, según los ejercicios y misiones que se lleven a cabo en los distintos meses de duración.
La fragata que ahora se pone al mando de la agrupación de escoltas internacional ha superado, a finales del año pasado el periodo de calificación operativa –Cevaco– orientado a incrementar su nivel de adiestramiento y obtener la certificación necesaria que avala su participación en misiones y ejercicios internacionales. De este modo, estuvo en aguas del Golfo de Cádiz, Estrecho de Gibraltar y mar de Alborán durante un mes, desde mediados de noviembre, y ahora vuelve a salir a la mar para ausentarse de su base por un largo período de cuatro meses.

misión
La SNMG-1 es uno de los Grupos Marítimos Permanentes navales, de fuerzas multinacionales integradas de la OTAN que proyectan una presencia constante y visible de la solidaridad de la Alianza y la cohesión en vías marítimas del mundo. 
Durante este despliegue está previsto que participe en diferentes ejercicios internacionales como “Joint Warrior” o “Dynamic Guard” y visite diferentes puertos del Atlántico oriental.
El acto celebrado ayer en A Graña estuvo presidido por el contralmirante Antonio Pintos Pintos, comandante del Grupo de Acción Naval 1 y contó con la presencia, además de los familiares de la dotación, de otras autoridades militares.

La fragata “Álvaro de Bazán”deja su base para mandar la agrupación de escoltas de la OTAN