La Cámara abandona su pulso con el Concello y acepta presidir FIMO

ana prego, a la derecha de gato, en el día que el presidente presentó su renuncia daniel alexandre
|

Ana Prego, presidenta en funciones de la Cámara de Comercio, comunicó en la mañana de ayer a los trabajadores de FIMO que asumirá la presidencia del Consorcio Pro-Ferias e Exposicións, a la que se había resistido desde la dimisión de Xoán Gato con la pretensión de que esta quedase en manos del Concello. Así, Ana Prego y el resto del equipo al frente de la Cámara ceden en un pulso que tuvo su punto álgido en la reunión celebrada el pasado 28 de diciembre en Punta Arnela entre los representantes empresariales y municipales.

Ana Prego, que sustituyó a Xoán Gato, asume también  su puesto en el Consorcio Pro-Ferias e Exposicións

Aquel encuentro no terminó con ninguna decisión. A la salida, Ana Prego aseguraba que cada parte mantenía intacta su postura y Alejandro Langtry, concejal del PP y vicepresidente del Consorcio, se mostraba convencido de que la Cámara tendría que asumir la presidencia, como finalmente ha sido. La decisión se adoptó el miércoles por la tarde, en una reunión de los miembros de la Cámara, y ayer fue comunicada tanto a Alejandro Langtry como a los trabajadores de FIMO.

Según indicó Ana Prego, la intención es convocar al consejo de administración para la próxima semana, con el objeto de hacer oficial el cambio, y después la prioridad será estudiar la situación económica de la entidad para elaborar un plan de viabilidad y afrontar una posible reestructuración. De inmediato, indicó, habrá que aprobar una nueva programación de actividades, al menos para el primer trimestre. En líneas generales, la intención de Ana Prego es mantener las ferias que ya se venían desarrollando e incrementar el número de propuestas.

El paso al frente de la Cámara de Comercio pone fin a una situación de desgobierno en FIMO que se prolongaba desde finales de noviembre, cuando presentó su dimisión Xoán Gato. El presidente saliente lanzó el guante al Concello, asegurando que era el vicepresidente, Alejandro Langtry, quien debería asumir el liderazgo en el consejo de administración, pero de inmediato este argumentó que el presidente de la Cámara lo es también “nato” del consorcio según los estatutos de la entidad.

Entre tanto no han dejado de surgir problemas como consecuencia de la mala situación económica de FIMO, como fue el corte de luz por impago o el conflicto por la no celebración de la feria Ocio Nadal. A todo ello hay que sumar la deuda de varias nóminas a los trabajadores y de la indemnización a los cinco empleados despedidos –en los últimos días se han publicado las dos últimas sentencias–.

La Cámara abandona su pulso con el Concello y acepta presidir FIMO