El Concello prorroga dos meses el fin de las obras de Atocha y Máximo Ramos

los trabajos en ambos viales de canido se iniciaron el pasado agosto l.p.
|

El gobierno local concedió a la empresa Xestión Ambiental de Contratas una prórroga de dos meses para finalizar las obras que acomete en las calles Atocha y Máximo Ramos, en el barrio de Canido. El acuerdo se tomó en una Xunta de Goberno Local celebrada el pasado 26 de diciembre, a escasos días de que concluyese el plazo inicialmente previsto para el final de los trabajos en la zona, que no podía superar los cinco meses. La intevención se adjudicóen los últimos días del mes de abril pero comenzó a ejecutarse a principios de agosto del pasado año.

El concejal de Urbanismo, Guillermo Evia, explicó que esa concesión responde a las inclemencias meteorológicas de los últimos días del año. Según el edil, no se pudo colocar el firme de la zona porque, en caso de haberlo hecho con mal tiempo, quedaría marcado por el agua. Fuentes consultadas por este diario apuntaron también que la empresa adjudicataria tuvo que paralizar temporalmente las obras debido a los trabajos pendientes de acometidas en la zona.

La compañía Xestión Ambiental de Contratas deberá ahora finalizar los trabajos antes del próximo mes de marzo, para así no ser penalizada por el gobierno local, una medida que ahora contempla el Concello para los casos en los que la entrega de las obras se demora más allá del tiempo acordado en el momento de la adjudicación de las mismas.La intervención de mejora de las calles Atocha y Máximo Ramos se enmarca en el Plan Urban –cofinanciado por la Unión Europea– y supone un desembolso de 325.237 euros, una cantidad que repersentó un ahorro de 114.000 con respecto al precio de licitación del concurso. El término de las obras permitirá mejorar la comunicación entre dos barrios históricos de la ciudad, Canido y A Magdalena. Además de pavimentar el suelo con hormigón continuo, se sanearán las instalaciones existentes y se dejará la zona acondicionada para preinstalar redes eléctricas y de telecomunicaciones.

 

semáforos

La Asociación de Vecinos O Rosario -Inferniño urgió nuevamente ayer la puesta en funcionamiento de los semáforos de la carretera de Castilla para evitar accidentes en la zona. El colectivo incide en que esta señalización regula la seguridad de los vecinos en un lugar con una elevada densidad de tráfico rodado.

El gobierno local aseguró ayer que continúa trabajando para poner en marcha los semáforos, que dejaron de funcionar hace dos años, con el inicio de las obras de mejora de los viales de Castilla y Catabois, sufragadas por la Xunta. El Concello ferrolano prevé que en un plazo no superior a dos meses puedan estar operativos.

El Concello prorroga dos meses el fin de las obras de Atocha y Máximo Ramos