La fe es algo innegociable

Nano, durante el partido del pasado domingo contra el Pontevedra | gustavo santos/faro de vigo
|

Aunque la situación clasificatoria en la que se encuentra el Racing excede lo preocupante –“estamos con la soga al cuello”, describe Maceira–, la plantilla mantiene la fe en acabar logrando la permanencia. “Es un reto, lo que tenemos por delante es una situación complicada, pero no se pueden bajar los brazos. Hasta que las matemáticas no digan lo contrario, el Racing va a luchar”, asegura el jugador de Mos.
A doce jornadas para que termine la liga regular –es decir, 36 puntos–, al cuadro verde apenas le queda margen de error –está a cinco de la posición que obliga a ganar una eliminatoria para continuar en la categoría y a ocho de las que lo grantizan directamente–. “Cosas peores se han visto en el mundo del fútbol”, recuerda Nano. “Pero la situación nos obliga a ganar cuanto antes, sobre todo a un rival directo como es la Gimnástica Segoviana”, añade del jugador.

Fundamental
Así que de cara al partido del sábado contra el Gimnástica Segoviana no hay más alternativa que conseguir la victoria. “Es que si no ganas...”, reconoce Nano, que transmite a sus compañeros que “la gente se tiene que concienciar de que va a ser un partido a vida o muerte... y hay que sacarlo como sea”. El jugador herculino, de hecho, reconoce que aunque no matemáticamente, no ganar sería casi definitivo.
Será la forma de que el Racing recupere un poco la confianza que le falta. “Que nos falta es evidente, es un síntoma de la situación por la que estamos atravesamos ahora y la que llevamos toda la liga. Y es difícil de erradicar”, explica Maceira. De hecho, a pesar de que reconoce que “en muchos momentos de los partidos el equipo no compite al nivel que exige la categoría”, apunta que “veo a mis compañeros entrenar por la semana y hacemos muchas cosas bien. Así que nuestra intención es la de reflejar eso los domingos”.
En eso coincide Nano, que explica que “en la situación en la que estamos es normal que salgas al terreno de juego con tensión”. Pero también apunta que “de nada sirve hablarlo si no lo demuestras en el campo. ¡A ganar como sea!”.

La fe es algo innegociable