El Racing suma un punto en su estreno

Maceira presiona a un rival que intenta controlar la pelota j.m. pardo /el comercio
|



Primer encuentro y primer punto para el Racing, que sacó este premio de un escenario hostil como el Hermanos Antuña de Mieres. El equipo ferrolano sabía que su debut en el torneo liguero 16/17 del grupo I de Segunda B venía lleno de dificultades –la capacidad de un adversario especialmente fuerte cuando ejerce como local, en un terreno de juego que es su principal aliado, así como enemigo para los rivales, y que esperaba celebrar con victoria su retorno a la categoría de bronce–, pero mostró su cara más sólida para conseguir el empate. A partir de ahora la escuadra verde tratará de mejorar su nivel para sumar victorias que le hagan estar en la zona alta de la tabla.
El partido, tal y como se esperaba, no resultó cómodo para el Racing. La presión por la que los dos equipos optaron en el campo de hierba artificial en el que se jugó hizo que el encuentro discurriese a base de balones directos, imprecisiones y posesiones cortas. Así que la manera de llegar a cualquiera de las porterías solo podía ser a través de un error cometido por el adversario o con una acción a balón parado.
Esta fue la fórmula que utilizó el Caudal para crear peligro en una primera parte en la que, además de más posesión de pelota, dispuso de las mejores ocasiones para marcar. Primero con una volea de Óscar Pérez desde la frontal del área, tras un saque de esquina ensayado, que se fue ligeramente; después de un cabezazo a bocajarro de Javi Sánchez que se fue directamente a las manos del meta visitante; el caso es que el conjunto asturiano fue el que más cerca estuvo de inaugurar el marcador ante un Racing casi sin presencia ofensiva.
Tanto es así que un remate de Brais Abelenda desde fuera del área, que se fue desviado, fue la única muesca ofensiva a su favor dentro de un encuentro en el que, además, tampoco se sintió demasiado cómodo defendiendo, como se confirmó al filo de llegar al descanso con una acción en la que Javi Sánchez empaló la pelota tras un centro desde la derecha y estuvo a punto de marcar ante la poca actividad visitante.

APRETAR
La cara del Racing cambió en la segunda parte, en la que se mostró mucho más incisivo cercano a la portería contraria. De hecho, aunque no llegó a disponer de ocasiones demasiado claras para marcar, durante el primer cuarto de hora de este segundo tiempo protagonizó varios acercamientos sobre la portería del cuadro asturiano. La presencia de Álex Felip en el centro del campo ayudó a eso, porque su trabajo hizo que el cuadro verde se encontrase más cómodo sobre un terreno de juego que, hasta ese momento, no lo había parecido.
El paso de los minutos no terminó de reflejar el dominio racinguista. Al contrario, el partido se volvió mucho más loco a medida que se acercaba al final. Con llegadas a los dos porterías provocadas por el hecho de que ambos conjuntos empezaron a “partirse”, las dos escuadras llegaron a las porterías rivales para provocar nervios. Pero no pasó de eso, porque ninguno de los dos fue capaz de traducir en tanto cualquiera estas situaciones y así el encuentro terminó con un empate sin goles que le sirve al cuadro verde para sumar su primer punto de la nueva competición.

El Racing suma un punto en su estreno