El Racing ve otra vez la luz

Real Sporting de Gijón B-Racing Club Ferrol 24ª jornada, Segunda División B, grupo 1, de fútbol Mareo 1 Tarek/El Comercio (9-2-2020) TEXTO: Juan Antonio marca el gol de la victoria
|

Ya es historia la racha de siete partidos sin ganar y 641 minutos sin marcar que situaban al Racing en una de sus mejores situaciones de la temporada. De una manera similar a cómo hizo hace cuatro meses frente al Oviedo B, en el partido en el que cambió su estilo para tratar de variar la mala dinámica de resultados con la que había empezado el campeonato, el equipo ferrolano apostó por su versión rocosa para hacerse con un triunfo que, más allá de los tres puntos, supone un punto de partida desde el que continuar el camino hacia una permanencia para la que aún le queda trecho por recorrer.

Empezó el partido el Racing con un ímpetu que dejó a las claras lo que había ido a buscar. Dos ocasiones a cargo de Villarejo y Marcos Álvarez  y un par de acciones a balón parado, que sembraron cierta incertidumbre en la portería sportinguista, fueron el reflejo del mejor arranque del equipo ferrolano ante un rival que, de entrada, se vio sorprendido por el planteamiento del rival. El cuadro verde que volvió a apostar por gente como Joel López –esta vez de central–, Sanmartín –en su primera titularidad del torneo, esta vez en el centro del campo– y la vuelta a jugar con dos delanteros –Juan Antonio y Joselu–.

El Sporting B, con el paso de los minutos, se fue amoldando a lo que requería el partido y empezó a controlarlo a través de la posesión. En su cuenta, eso sí, apenas se contabilizaron opciones de marcar aunque sí llegadas a la portería defendida de nuevo por Diego Rivas. El Racing, mientras tanto, frenó su empuje del tramo inicial del partido, pero cada vez que llegaba a la meta rival llevaba peligro, como pasó en la acción que supuso el tanto con el que se adelantó en el marcador al aprovechar Juan Antonio un mal despeje de un defensa rival y batir por bajo al cancerbero Javi Benítez.

Empuje
Por delante de nuevo en el marcador tras muchas semanas sin hacerlo, el Racing hizo frente a la segunda parte sabiendo que iba a tener que redoblar su concentración defensiva ante un rival que lo iba a intentar sitiar a base de ritmo. De sus llegadas a la portería rival, de hecho, Berto dispuso de una de las mejores ocasiones para su escuadra en los primeros minutos de la segunda parte, con un lanzamiento que se fue al lateral de las mallas de la portería racinguista.

El empuje del filial sportinguista aumentó con los cambios introducidos, que le dieron un talante más ofensivo. Eso se tradujo en que el partido desarrollase casi siempre cerca de la portería del Racing y que, por contra, el equipo ferrolano dispusiese de más espacios para montar sus contras. Pero ni el Sporting B fue capaz de generar demasiado peligro –su mejor acción fue un gol anulado a Chiki por un fuera de juego que no era– ni el cuadro verde fue capaz de sentenciar.

Al menos, de lo que sí fue capaz fue de mantener el resultado, romper la racha y mirar el futuro con más optimismo.

El Racing ve otra vez la luz