Una aplicación informática en los centros ayudará a trazar los Caminos Escolares

La salida del colegio Cristo Rey es un auténtico caos cada día por la conjunción de vehículos en la zona | jorge meis
|

La mejora de la movilidad y la accesibilidad vinculada con el proyecto de Camiños Escolares Seguros ha dado un paso más con la presentación a los centros educativos de la ciudad –tanto públicos como concertados–de un proyecto de mejora de los accesos a centros docentes, no solo en lo relativo a los propios edificios sino al entorno de los mismos, evitando aglomeración de vehículos, atascos, problemas de aparcamiento y, sobre todo, facilitando la llegada de los niños a los colegios de forma segura.


Por eso, desde el área de Urbanismo se trabaja en la redacción de un proyecto básico y de ejecución para obras de accesibilidad tanto en equipamientos deportivos como en centros docentes y se ha solicitado a los colegios que aporten las sugerencias pertinentes en cuestiones como necesidad de pasos de cebra, semáforos, mejoras en las aceras, etc. con el fin de poder incorporarlas al proyecto.

En este sentido, la responsable de las políticas urbanísticas del Concello, María Fernández Lemos, y el edil de Seguridade, Álvaro Montes, mantuvieron el pasado miércoles una reunión con representantes de unos siete colegios públicos y concertados de la ciudad para darles a conocer la iniciativa, enmarcada en el desarrollo del proyecto Camiños Escolares Seguros.


El trabajo, de carácter transversal entre las distintas áreas municipales, ya ha pasado varias fases como la convocatoria del concurso para el diseño de la mascota “Segurín”, las charlas en los centros educativos sobre educación viaria y, ahora, se está llevando a cabo la visita de escolares a las instalaciones de la Policía donde completan su información.

El siguiente paso, en el que trabaja ahora el Concello, es la implantación de la aplicación informática “Geomove”, desarrollada por un equipo de investigación de la Universidade da Coruña –UDC– y que permite digitalizar los trazados de los Camiños Escolares, a partir de una encuesta geolocalizada, desarrollada por los escolares en cada uno de los centros. Con esta aplicación, como explicó la edil del área, “poderiamos controlar e supervisar a seguridade dos camiños e mellorar o nivel de protección dos escolares durante o seu percorrido”.

Para poner en marcha esta iniciativa, es preciso firmar un convenio con cada uno de los centros escolares participantes y cada centro tendría que designar a un responsable coordinador de esta actividad, que debe contar con los permisos pertinentes al tratarse de datos privados sobre los recorridos de los alumnos desde su domicilio al colegio.


Los alumnos de menor edad contestarían a los cuestionarios informatizados con los adultos y los de cuarto, quinto y sexto de Primaria podrían acceder a través del programa informático.

La aplicación desarrollada desde la UDC permitiría finalmente disponer de la ruta completa hasta el centro educativo, con las características de cada uno de ellos en cuanto a obstáculos o problemas que pueden encontrarse a lo largo del recorrido. Las problemáticas que quedarán recogidas en el trabajo se refieren a cuestiones como la peligrosidad en los cruces, el estado de las calles –baches, baldosas, ancho de la calzada...–, la falta de semáforos o tiempos de cruce insuficientes o problemas relativos al tráfico por la velocidad de los coches, atascos, coches mal aparcados, etc.


Los datos –anónimos– serán incluidos en una base para realizar un análisis de la movilidad escolar planteados en el proyecto “Geomove” y el análisis individual será entregado a cada colegio.

Desde el área de Urbanismo se espera que el trabajo de la aplicación de la UDC pueda implantarse en este curso escolar, tras la firma pertinente de los convenios con los centros, con el fin de contar con los datos para poder atajar los problemas reales.

Una aplicación informática en los centros ayudará a trazar los Caminos Escolares