La Autoridad Portuaria acaba de cerrar el segundo mejor año de su historia

puerto Ferrol
|

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao acaba de cerrar el segundo mejor ejercicio de su historia al registrarse en sus instalaciones durante todo el 2018 un tránsito de materias primas, materiales y productos muy próximo a los 13,7 millones de toneladas. El buen comportamiento del tráfico de graneles sólidos ha compensado el leve retroceso experimentado en el mercado de los líquidos y de la mercancía en general, como apuntaron ayer desde la institución.

De este modo, concluye así un año marcado también por la apertura de la primera línea regular de buques portacontenedores y por el avance experimentado en las obras para dotar al puerto exterior de Caneliñas de un acceso ferroviario, como apuntan desde Autoridad Portuaria.

Promedio mensual 
Según el balance hecho público por la institución portuaria, las empresas que operan en los muelles de Ferrol y San Cibrao movieron en 2018 un total de 13.683.716 toneladas de mercancías. Una cifra que supera en un 20,4% la media de actividad del presente siglo y supone un avance del 0,7% respecto al ejercicio pasado. De hecho, el volumen de tráficos se sitúa solamente 0,2 puntos porcentuales por debajo del récord absoluto alcanzado en 2012, cuando se transportaron 13.714.174 toneladas.

Con este balance, la Autoridad Portuaria asegura que “cumple sobradamente” el objetivo marcado en su planificación estratégica, acumulando un promedio mensual de un millón de toneladas transportadas en sus dársenas, consolidándose entre las cuatro principales instituciones de su clase de la fachada noratlántica-cantábrica, junto con las de Bilbao, Gijón y A Coruña.

Cabe destacar que se afianza en esta posición a pesar de haber arrancado el ejercicio en números rojos, con caídas de la actividad en enero y febrero del 35,6 y del 28,1%, respectivamente. Encajó retrocesos igualmente en mayo (-8,4%), agosto (-7,8%), septiembre (-28,6%) y noviembre (-17,2%). En la otra cara de la moneda se situaron los meses de, marzo (+9,9%), abril (+40,8%), junio (+24,2%), julio (+35,7%), octubre (+41%) y diciembre (+18,1%), este último el mes de mayor movimiento de 2018, con 1.515.356 toneladas estibadas y desestibadas. 

Las estimaciones iniciales de los expertos para el bimestre final del año hacían referencia a una desaceleración que, a tenor de los datos, no se ha producido. Este éxito ha sido posible gracias a la evolución favorable del segmento de los graneles sólidos, ya que entre 2017 y 2018 las cargas y descargas pasaron de 10,45 a 10,75 millones de toneladas; aumentando un 2,8 %.

Por la contra, retrocedió el movimiento de mercancía general, con una bajada de 3,3 puntos porcentuales, y, sobre todo, el de graneles líquidos, con una reducción del 6,6 %. Las toneladas de avituallamientos subieron desde las 20.265 hasta las 27.930 toneladas.

Metalurgia y energía 
En cuanto a las principales mercancías movidas en los puertos de Ferrol y San Cibrao, el ránking de 2018 permite ver la importancia que la energía y la metalurgia continúan teniendo. Así, el carbón, con 4.730.790 toneladas movidas, sigue en primer lugar seguido de cerca por la bauxita, con 4.240.042. 

Ya a mayor distancia, la tabla la completan en sus puestos nobles la alúmina (1.196.230 toneladas), el gas natural licuado (851.821), el fueloil (451.461), la sosa cáustica (273.277), la chatarra (269.665), los aceites (244.233), la madera (242.754) y el biodiésel (219.464). Fuera del top 10 sobresalen el acero (169.182), los componentes de aerogeneradores (97.420), el coque (90.462), el metanol (72.978), el cuarzo y el granito (50.367), el aluminio (50.367) y el papel (49.177).

Entre los grandes tráficos, en términos relativos, las mejores evoluciones las presentan el metanol, el GNL, la bauxita y el coque, con subidas, respectivamente, del 16,3, el 12,3, el 11,8 y el 11,5 %. Merecen mención destacada también los movimientos de abonos, con un repunte del 148,4%, y de aparatos, herramientas y repuestos, con un crecimiento próximo a los 17 puntos porcentuales.

En el balance del año destaca la pesca. De hecho, de enero a diciembre pasaron por las instalaciones de la Autoridad Portuaria 239,82 toneladas de producto, frente a las 219,41 registradas en 2017. Descendieron las capturas de crustáceos (de 18,93 a 13,34 toneladas) y de peces (de 13,8 a 10,36), pero las de moluscos se dispararon un 15,8%, hasta alcanzar las 216,12 toneladas, con un valor de 1,43 millones de euros.

El presidente de la Autoridad portuaria, José Manuel Vilariño, se mostró muy satisfecho por los datos de 2018 y por “poder contribuir a la dinamización de la economía en las áreas de influencia de Ferrol”. Este aseguró también que el principal reto del organismo que preside es la “diversificación de tráficos”.

La Autoridad Portuaria acaba de cerrar el segundo mejor año de su historia