Comité y Navantia retoman la negociación del convenio con una reunión maratoniana

la última protesta por la falta de ocupación “tomó” el “adelaide”
|

El comité intercentros y la dirección de Navantia retomaron ayer la negociación del convenio colectivo con una reunión maratoniana que comenzó a las cinco de la tarde en la sede central de la compañía en Madrid y que al cierre de esta edición todavía no había finalizado.
El encuentro fue el primero desde que a comienzos de julio las partes pactaron una prórroga del convenio vigente hasta el próximo día 30. De ese modo se evitó que decayese la ultraactividad, a lo que obliga la reforma laboral aprobada en 2012 si no hay acuerdo entre la parte social y la patronal, y se dio un margen de tiempo para tratar de alcanzar un acuerdo. El inicio del período vacacional en los astilleros retrasó hasta ayer la primera de las reuniones.
Del contenido y el debate en el encuentro no trascendió prácticamente nada, aunque ya existía, como publicó en su día este periódico, una propuesta de la dirección de Navantia que afectaba, fundamentalmente, a los derechos sociales, con importantes recortes. Entre estos se encuentran, por ejemplo, las licencias retribuidas, la jornada, la movilidad funcional o la supresión del tradicional paquete de Navidad. El comité, por su parte, reclama la inclusión de los técnicos superiores en el convenio y la garantía de un porcentaje de promociones, entre otras peticiones.
Con  estos posicionamientos de partida se evapora, al menos momentáneamente, la posibilidad de que la compañía pública ataque los salarios, como había anunciado el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, Ramón Aguirre, en diversos foros. Fuentes del comité señalaron también que los rumores sobre la posible aplicación de un expediente de regulación temporal de empleo no tienen ninguna base real y, de hecho, no se ha planteado por parte de la firma en ningún momento.

carga de trabajo
El convenio que, de ajustarse a las previsiones iniciales, se aprobará antes de que concluya el presente mes, tendrá una vigencia de apenas tres meses –octubre, noviembre y diciembre–. La idea es pactar uno nuevo, de mayor duración, a partir del próximo año. Para entonces, la dirección espera que se despeje alguno de los contratos a los que aspiran, puesto que en la actualidad la carga de trabajo refleja unos índices de subactividad insólitos en los astilleros.

Comité y Navantia retoman la negociación del convenio con una reunión maratoniana