El condenado por asesinar a su novia será juzgado mañana por tráfico de drogas

Juicio a Oscar Ferreño
|

Óscar Ferreño Fraga, condenado en junio de 2014 a 18 años y tres meses de prisión por asesinar a su exnovia, Iria García Bouza, se sentará de nuevo en el banquillo de los acusados mañana, lunes, para responder de un supuesto delito de tráfico de drogas. Será en el Juzgado de lo Penal 2 de Ferrol y en esta ocasión la Fiscalía solicita que se le imponga la pena de cuatro años y medio de prisión, así como una multa de 60.000 euros.
Junto a Ferreño serán juzgados otros cuatro individuos. Se trata de Juan José Gallardo Fernández –se enfrenta a cuatro años y medio de prisión y multa de 60.000 euros–; José Luis Díaz Vázquez y Vicente Herrera Rodríguez –para estos dos se piden tres años y medio de cárcel y 40.000 euros de multa– y Fernando Souto Alonso –dos años y nueve meses de privación de libertad y 1.500 euros de multa–.  
La Fiscalía sostiene que, al menos entre septiembre de 2009 y marzo de 2010, amparándose en la actividad de cría y compra-venta de equinos, Óscar Ferreño se dedicaba a introducir y comercializar hachís mediante la adquisición de importantes partidas de sustancia que luego vendía a otros distribuidores de la zona de Ferrol.
Supuestamente, el principal suministrador era Juan José Galllardo, de Cádiz, que realizaba viajes a Galicia con frecuencia transportando la droga para surtir a Ferreño y a otros como José Luis Díaz Vázquez, vecino de Narón, y Víctor Herrera, residente O Milladoiro.
Según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, el 10 de febrero de 2010, Gallardo conducía un Audi A8 y José Luis Díaz un Citroën XM cuando fueron detenidos en la autovía de La Plata a su paso por Salamanca. Supuestamente, en el asiento trasero del Citroën llevaban ocultos 20 paquetes de plástico termosellados que contenían 18.333,50 gramos de resina de cannabis, cuya venta habría resportado unos beneficios de 26.656,90 euros.
Por su parte, Vicente Herrera fue detenido al día siguiente en Vilalba con 435 euros presuntamente destinados al pago de parte de la mercancía ilícita.
El Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol dictó el día 2 de marzo de 2010 un auto de entrada y registro en la vivienda y los anexos de Ferreño, en la parroquia ferrolana de Brión, en los que se hallaron 7.000 euros que supuestamente procedían del ilícito tráfico.
Al parecer, otro de los suministradores de hachís era Fernando Souto, residente en Bergondo, a donde periódicamente acudía Ferreño a surtirse.
En la vivienda de Bergondo se realizó otro registro el 4 de marzo y la Policía se incautó de 18 bellotas con un peso total de 179,40 gramos de resina de cannabis, cuya venta reportaría 17.100 euros, y tres balanzas de precisión.

El condenado por asesinar a su novia será juzgado mañana por tráfico de drogas