“A estas alturas siento el club de forma especial”

|

La confianza, tanto la que uno tiene en sus posibilidades como la que depositan los demás en ti, aportan en ocasiones ese plus que todo jugador de baloncesto necesita sobre la cancha. Un intangible de los que no se cuantifican con dinero. Bea Sánchez Marrufo (Rota, 1989) siente ese aprecio en el Star Center Ferrol. Está contenta con el club, le gusta el proyecto, cree en su técnico y aprecia la ciudad... elementos más que suficientes para que cuando Leopoldo Ibáñez le ofreció la renovación no se lo pensase demasiado. Repartidas en dos etapas, la pívot de Rota completará su quinta temporada ya en la ciudad.

- ¿Se pensó mucho la renovación por el Star Center?
- Para nada. Al final de temporada ya tenía claro que quería seguir aquí. Estoy contenta con el club y con el proyecto. Siempre soñé con jugar en División de Honor y si lo puedo hacer aquí mucho mejor.

- ¿Qué hace que el proyecto del club sea tan atractivo para usted?
- En mi caso, ha sido clave la continuidad de Lino López. Me gusta como entrenador y como persona. Es un entrenador excelente, que va creciendo poco a poco. Es de esos que habla contigo, te deja hablar, te pregunta y como jugadora es un placer trabajar así. Ya sabe que con él, yo me iría al fin del mundo (bromea).

- Después de dos temporadas en la máxima categoría, el equipo parece consolidado, ¿cuál es la clave de este éxito?
- Para mí vuelve a ser el propio entrenador. Él apuesta por jugadoras jóvenes y españolas, por jugadoras que cree que pueden dar lo mejor y siempre acierta. El año pasado tuvimos la suerte de contar con un gran grupo, que encajó muy bien desde el primer momento y el trabajo diario nos llevó a terminar la temporada muy bien, disfrutando nosotras y haciendo disfrutar a todo el mundo.

- A nivel personal, a usted se la vio especialmente cómoda el pasado año y asumiendo un rol importante sobre la cancha.
- Toda jugadora quiere ser y sentirse importante en su equipo. Cuando una tiene confianza y se encuentra bien físicamente todo viene rodado. Yo me encontraba bien físicamente y tenía la confianza del entrenador y de todas mis compañeras y me salió bastante bien las temporada. Esperemos que la próxima sea todavía mejor.

- Es la excepción en un club “de paso” en el que no muchas jugadoras echan más de una temporada. Como capitana y veterana ¿ejerce de nexo de continuidad?
- No sé si se podría llamar así, pero esta va a ser mi quinta temporada en el Star Center y está claro que yo ya no vivo el club como otra jugadora que venga de fuera. Yo lo siento y lo vivo de una forma especial. Al margen del primer equipo, me emociona cuando los pequeños juegan –la jugadora está estrechamente vinculada a la escuela de la entidad departamental, donde ejerce como entrenadora de uno de sus grupos– y me siento muy orgullosa de vestir esta camiseta y de formar parte de este club.

“A estas alturas siento el club de forma especial”