El área de Benestar Social reorganiza sus prestaciones e instalaciones

La Casa Solidaria redistribuye sus espacios y acoge la unidad básica número 4 se servicios sociales | jorge meis
|

Tras unos meses de análisis de la situación, el área de Benestar Social municipal, que dirige la edil Eva Martínez, busca una mayor efectividad tanto en servicios como en la funcionalidad de sus instalaciones, por lo que ha puesto en marcha una reorganización que afecta a las edificaciones en las que se prestan las labores de servicios sociales, es decir, desde el Edificio Social de la calle Sánchez Barcáiztegui a la Casa Solidaria, de la calle Velázquez, pasando por la inclusión de alguna de las oficinas dependientes del área en la Casa da Muller de la calle Lugo.

La concejala explicó que lo que se busca con estos cambios es la mejora de la actuación de los usuarios, por lo que se han modificado espacios físicos y realizado otros puramente organizativos.

Entre estas novedades se encuentra el traslado de una de las unidades básicas de servicios sociales desde el Edificio Social a la Casa Solidaria. Se trata de la unidad 4, de la que depende la zona rural, que tendrá ahora su ubicación en la planta cuarta de la Casa Solidaria, con mayor facilidad para las personas de la zona rural que requieran los servicios, en cuanto a aparcamiento o transporte público, que la calle Sánchez Barcáiztegui. De este modo, quedaría en el Edificio Social la unidad 1 –Centro, Ferrol Vello y Canido– y en el centro cívico de Caranza, la unidad dos; mientras que la tres –Recimil, Ensanches– y las cuatro estarán en el edificio de la calle Velázquez.

 

Cambios

El Edificio Social quedaría reestructurado, de este modo, con una única unidad de atención de servicios sociales, la concejalía, la atención psicológica para menores, el área de dependencia y la coordinación técnica. En la Casa Solidaria se ubicará la zona cuatro y se ampliarán los servicios, de modo que la instalación pueda seguir combinando su uso social con el asociativo, que ya lleva a cabo.

De este modo, la planta baja pretende acoger un nuevo proyecto, el de Escuela de Envejecimiento Activo, mientras que las plantas una y seis seguirán para entidades sociales, la dos cuenta con salón de actos, la tres incluye la unidad 3 de servicios sociales y la oficina de voluntariado, comedores senior o proyecto Xantar na Casa. La cuatro estrena la nueva unidad de la Zona Rural y acoge el servicio de Psicología y la quinta –ocupada actualmente por la Inspección Técnica de Edificios– compartirá espacios con Caixaproinfancia, que estaba hasta ahora en la planta cuarta, en un local más reducido.

Por su parte, el personal de las unidades  1 y 3 –formado cada una por dos trabajadoras sociales y una auxiliar– se intercambiarán y la Oficina de Inmigración, que estaba en la Casa Solidaria, para a las instalaciones de la Casa da Muller.

La edila apostó también por una reorganización del mapa de usuarios de la ciudad, por barrios, recordando que el actual data de 1992 y la realidad ha cambiado en estos años, por lo que se busca, explicó Martínez, “dar mellor servizo e un mellor reequilibrio das unidades”.

El área de Benestar Social reorganiza sus prestaciones e instalaciones