Condenado a siete años por intentar matar a la pareja de su exmujer en Doroña

La parroquia de Doroña, en el término municipal de Vilarmaior fotógrafo
|

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha condenado a siete años y medio de prisión a un hombre, Juan Manuel F.V., que trató de acabar con la vida de la pareja de su exmujer, según considera probado el fallo, hecho público ayer por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).
La Sala lo considera culpable de un delito de allanamiento de morada en concurso con un delito de homicidio en grado de tentativa, con la concurrencia de la circunstancia atenuante analógica de anomalía psíquica por el trastorno mixto ansioso-depresivo que padecía.

indemnización
El Ministerio Público le acusó de intento de homicidio y allanamiento de morada y pide también que el acusado indemnice a la víctima con 1.200 euros por las lesiones y con 700 euros por las secuelas de la agresión, finalmente será 1.750 la cantidad de la indemnización.
La sentencia conocida ayer considera probado que el acusado entró en la vivienda por una ventana que estaba abierta y esperó hasta que el perjudicado salió del baño para golpearlo con un hacha en la cabeza.
En concreto, señala que, sobre las 12.00 horas del 27 de marzo de 2015, el hombre, de 50 años, ya condenado por violencia doméstica y de género, acudió a la parroquia de Doroña, en el término de Vilarmaior, donde convivían la que había sido su mujer y su actual pareja.
El auto indica que, “con intención de matar” al hombre, el condenado llevó en su automóvil un hacha, que portaba consigo cuando entró por una ventana de la casa que estaba abierta.
Una vez dentro, esperó a que el hombre saliese del cuarto de baño para golpearle repetidas veces con el hacha en la zona izquierda de la cabeza, en los brazos y las pierna, pudiendo forcejear con él hasta que cayó al suelo.
El procesado le pisó también el cuello para cortarle la respiración, pero, aun así, la víctima logró empujarle y salir al exterior de la casa pidiendo auxilio, tras lo cual el ahora condenado huyó.
El núcleo esencial de los hechos probados ha sido demostrado por el reconocimiento explícito del propio procesado que ha corroborado casi en su integridad lo manifestado por la víctima.
Solo ha discrepado dicho procesado en cuanto a cual fuese su intención, pues dijo que en ningún caso fue la de matar a nadie, sino que se hallaba confuso.
Sin embargo, el alto tribunal consideró que viajó solo hasta la vivienda de quien había sido su esposa, estaciona su vehículo en lugar que no podía verse desde la casa y lleva consigo entre otros objetos un hacha.
Así señala que “tenía formado un propósito firme de acudir a un lugar específico de forma subrepticia y armado con un instrumento temible, a sabiendas de lo apartado de ese lugar y de quienes vivían allí, respecto de los cuales sentía animosidad por motivos derivados de su anterior matrimonio con la mujer”.

Condenado a siete años por intentar matar a la pareja de su exmujer en Doroña