Las escritoras hispanoamericanas se hacen un hueco en la biblioteca municipal

|

La literatura hispanoamericana entró ayer de lleno en la Biblioteca Municipal de Ferrol a través de una muestra sobre las escritoras más interesantes de las últimas cuatro décadas, que estarán representadas a través de sus libros hasta septiembre. 

El acto fue de interés cultural público, para ofrecerle el lugar que se merece la mujer escritora. Para el género femenino resulta complicado hacerse un hueco entre grandes referentes hispanoamericanos como Mario Vargas Llosa o Gabriel García Marquez. 

“En relación a la llegada de los libros a Europa o EEUU estas mujeres se encuentran en inferioridad”, así lo explica Luis Alonso Girgado, escritor, investigador y traductor ferrolano que apoya la iniciativa.

En México y Argentina hay más escritoras con gran trayectoria, pero son pocas las zonas de Latinoamérica en las que sucede esto. En la mayor parte del continente hay menos posibilidad de consagrarse o que publiquen historias creadas por una chica.

Girgado indica que “es un problema de tipo social y cultural que acarreamos desde hace años, pero sigue presente todavía con el machismo”.

Algunos de los nombres más conocidos son los de Gioconda Belli o Marcela Serrano, ambas escritoras y feministas que luchan por la igualdad desde sus trabajos. Al mismo tiempo, no paran de surgir voces nuevas; un claro ejemplo es Karina Sanz, la venezolana que escribió títulos como “La hija de la española”.

Los libros cedidos y propios tienen historias variadas y son publicaciones diferentes de las autoras que ya se encuentran disponibles como préstamos.

La idea, según dice Luis Alonso, “surge de la propia biblioteca y su directora, Carmen Porta. Yo he participado en la iniciativa, al igual que Laura Piñeiro Pais, que colaboró ayudando con los textos que acompañan a cada libro, con las líneas argumentales y dando información sobre sus creadoras”. Poner en situación al lector es una premisa de la actividad.

Las escritoras hispanoamericanas se hacen un hueco en la biblioteca municipal