El peligro de caída obliga a retirar con urgencia una campana en Las Angustias

Copia de Diario de Ferrol-2014-04-13-006-572da41d
|

Los bomberos del parque municipal de A Gándara tuvieron que descolgar una campana del santuario de Nuestra Señora de las Angustias, en el barrio ferrolano de Esteiro, que estaba a punto de desplomarse. La intervención se produjo en torno a las dos de la tarde de ayer, inmediatamente después de que miembros de la Cofradía de las Angustias descubrieran el mal estado de una de las cuatro campañas con que cuenta el templo, cuando realizaban los preparativos para las procesiones de la Semana Santa, que hoy comienzan.
Según la información facilitada por el comisario episcopal de la citada Cofradía, Jesús Sueiras, se trata de la campana que está situada al lado de la avenida de Esteiro y que tiene un peso de entre 150 y 200 toneladas. El vaso está totalmente agrietado y el asa de enganche al techo también se encuentra en muy mal estado, hasta el punto de que, según confirmaron los propios bomberos, podría desplomarse en cualquier momento. De ahí la celeridad con la que se actuó, tanto por el peligro inminente que representaba, como por el hecho de que hoy, Día de Ramos, se celebra en las inmediaciones del santuario la bendición de los ramos y las palmas, oficio que congrega a una gran cantidad de fieles.
El desplome de la campana dañada podría precipitarse precisamente en ese momento con el repique de campanas, en el que se siempre se utilizaban las cuatro, pero que, finalmente, este año se tendrá que hacer solo con tres.
Los daños, que se sospecha pudieron haber sido ocasionados por un rayo, fueron descubiertos cuando miembros de la Cofradía subieron al campanario para colocar los frontales de la Semana Santa.
La intervención de los bomberos consistió, primero, en la sujeción con bridas y cuerdas de la campana dañada, para después proceder a la bajada de la misma, operación que corrió a cargo de cuatro miembros del cuerpo, que la depositaron en el suelo del campanario.
Según informó Jesús Sueiras, el vaso afectado es de bronce macizo y su reparación tendrá que pasar, ineludiblemente, por fundirlo de nuevo para fabricar una nueva campana.
El comisario episcopal de la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias agradeció el buen trabajo y la rapidez con la que actuaron los bomberos en la eliminación de un peligro que podría haber ocasionado una gran desgracia.
Indicó, asimismo, que se desconoce desde cuándo se encontraba así, porque al campanario no se acude con frecuencia, y aseguró que lo primero en lo que pensaron los miembros de la Cofradía fue en descolgarla lo antes posible.

El peligro de caída obliga a retirar con urgencia una campana en Las Angustias