Fallece una mujer como consecuencia de un aparatoso accidente en Cervás

Copia de Diario de Ferrol-2015-01-12-007-da8526e7
|

Una mujer de 59 años, vecina de la parroquia aresana de Cervás, falleció ayer como consecuencia de una aparatosa salida de vía del vehículo que conducía su marido y en el que viajaba también su nieto, de diez años. El accidente se produjo hacia la una y media de la tarde en el kilómetro dos de la carretera DP 0402, que va de Cervás hacia Chanteiro, y el coche fue a colisionar contra un poste de alumbrado.
Al lugar del siniestro se trasladaron tres ambulancias, dos de ellas medicalizadas, así como la Guardia Civil de Tráfico, miembros de Protección Civil y del Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES) de Mugardos y los Bomberos de Ferrol, que se ocuparon de la complicada excarcelación de los heridos. En primer lugar sacaron al conductor, dado que liberar a la mujer resultaba de entrada más difícil por estar fuertemente atrapada entre hierros. Su esposa fue liberada después y, por último, pudieron sacar al menor.
La mujer que ocupaba el lugar del copiloto, M.P.F,, fue considerada ya en el primer momento como muy grave y unas horas después falleció en el hospital. Su marido, de 60 años, E.A.S., fue también trasladado al hospital Arquitecto Maride, al igual que el niño, ambos con heridas de menor gravedad.

de madrugada
Por otra parte, en la madrugada del sábado al domingo se vivieron en Neda ocho horas de tensión con final feliz. A las ocho de la tarde de este sábado saltaba la alarma por la desaparición de un joven con síndrome autista que participaba en la celebración de un cumpleaños en el polideportivo de O Roxal. Su familia pidió auxilio a las ocho de la tarde y se puso en marcha un operativo de búsqueda que implicó a Guardia Civil, Protección Civil de Neda y Fene, GES de Mugardos y la Asociación de Cans de Salvamento de Galicia, así como a sus padres, familia, amigos y vecinos, entre los que estuvo el propio alcalde de Neda, Ignacio Cabezón.
El rastreo del chico se centró primero en las zonas próximas al polideportivo y en los márgenes del río Belelle, al que se temía pudiese haber caído. Sin resultados, la búsqueda amplió su radio a zonas de arbolado y vías principales de O Roxal, Anca, A Mourela, Xuvia y Neda.
Transcurrían las horas y aumentaba el nerviosismo. A las tres de la mañana, siete horas después, no había ninguna pista. En ese momento se produjo una llamada determinante, la de una pareja de invidentes, residentes en Fene, que alertó asustada de que alguien estaba llamando a su casa y que no contestaba a sus preguntas.
La Guardia Civil acudió a su domicilio pero ya no había nadie. Pese a ello, la búsqueda por los alrededores pronto dio resultado y se le encontró, asustado y con frío, pero en buen estado. Había recorrido unos nueve kilómetros desde el polideportivo de O Roxal.
El joven fue trasladado al punto de partida, donde le esperaban sus padres y unas treinta personas más. En el operativo fue importante la participación de la asociación Casaga, de perros de salvamento. Se movilizaron tres equipos caninos, dos de venteo y uno de rastro, y su labor fue decisiva para ir descartando zonas de búsqueda y direccionar correctamente los esfuerzos de todo el equipo que se implicó en la búsqueda.

Fallece una mujer como consecuencia de un aparatoso accidente en Cervás