En Marea urge abrir las dos últimas plantas de la residencia de Caranza

Las obras de mejora en la 6ª y 7ª planta fueron presentadas por el conselleiro de Política Social en diciembre | d.a.
|

La vicepresidenta del Parlamento y diputada de En Marea, Eva Solla, visitó ayer las instalaciones de la Residencia de Mayores de Caranza para comprobar el estado de las obras acometidas. “Estiven xa visitando o edificio hai tres anos daquela como AGE e queríamos comprobar como estaban as instalacións tralas reformas comprometidas fai moitos anos que finalmente so quedaron para dúas prantas, a sexta e a sétima, e que o pasado decembro inaugurou o conselleiro de Política Social –José Manuel Rey Varela–”, explicó Solla, al mismo tiempo que indicó que siguen reclamando reformas importantes en la totalidad del centro.
Tal y como indicó la diputada, “a día de hoxe, esas obras están máis ou menos rematadas, pero as prantas seguen sen abrir o que nos parece que é unha cirscunstancia non admisible tendo en conta a lista de espera que hai para os centros residencias de maiores en Galicia, unas 1.700 personas”. Así, indicó que en el centro no tienen datos de la demanda sin cubrir que existe actualmente ya que depende directamente de la Consellería de Política Social y afirmó que En Marea preguntará el número de plazas concreto a la Xunta. La residencia de Caranza tiene capacidad para 191 residentes y actualmente están ocupadas 96 plazas.


Eva Solla aseguró que muchas personas “foron desprazadas da única residencia pública de maiores que hai na comarca a centros privados, algo que entendemos que non é admisible; non entendemos por que se sigue fomentando as residencias privadas e concertadas e sen embargo seguimos a día de hoxe con recursos públicos paralizados”. Además, el partido sigue reclamando la mejora de deficiencias como humedades o reformas de suelos y paredes, aspectos que “merecerían xa un orzamento por parte da Xunta”.


Con respecto al anuncio en los presupuestos autonómicos sobre la construcción de una nueva residencia en la comarca, Eva Solla manifestó que “so obedece a políticas que van orientadas cada vez máis a disminuir o público e incrementar o negocio privado. Non entedemos como se pode plantexar que se vaia dar permiso a outra residencia privada cando na realidade temos aquí recursos públicos totalmente paralizados dende o ano 2014”.

En Marea urge abrir las dos últimas plantas de la residencia de Caranza