Investigados cuatro exaltos cargos de la Xunta por autorizar el dragado de la ría

Un crucero entra por la ría de Ferrol daniel alexandre
|

El que fue director xeral de Conservación da Natureza de la Xunta en 2011, Ricardo García-Borregón Millán, fue citado a declarar el próximo 6 de junio, en calidad de investigado, por un supuesto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, prevaricación y falsedad documental, por haber autorizado, supuestamente, el dragado del canal de la ría de Ferrol, con el objetivo de “permitir”, según la asociación ecologista Adega, la entrada y salida de “grandes buques como los gaseros de Reganosa” hasta su planta, situada en el interior de esta ría.
Fue la organización ecologista Adega la que presentó en su día una denuncia por esta autorización, que fue admitida a trámite y que ha derivado en una investigación a instancias del Fiscalía ambiental del Tribunal de Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), que además ha hecho extensiva esta investigación a otros tres ex altos cargos de ese mismo departamento en aquel momento.
En concreto, se trata de Rogelio Fernández Díaz, que fue subdirector xeral de Espacios Naturais e Biodiversidade; Javier Turrillo Montiel, entonces jefe del servicio de Análises e Proxectos y Carlos Múñoz, que fue jefe del servicio de Conservación da Natureza en la Delegación Provincial de la Xunta en A Coruña, que desde 2013 ya están siendo investigados y todos ellos en estos cargos cuando el actual portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Santiago, Agustín Hernández, dirigía la consellería.
Los cuatro han sido citados en el Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, que instruye las diligencias previas relativas a este asunto, tras haber presentado la entidad ecologista una denuncia ante la Fiscalía ambiental por ejecutar estos trabajos, valiéndose de una draga, sobre los fondos de la ría ferrolana, actuaciones se prolongaron durante dos meses, entre octubre y noviembre de 2011.
Según aseguró Adega en un comunicado, los investigados “presuntamente elaboraron después de iniciadas las obras del dragado una autorización ambiental basada en un supuesto informe técnico que no figuraba en el expediente”.
Además, según esta organización ecologista, una vez finalizadas las obras de dragado y tras las gestiones del Valedor do Pobo y la Fiscalía Ambiental, ante la denuncia, “apareció el informe que, curiosamente, recomendaba la no ejecución del proyecto por sus impactos ambientales”.
Días después de la imputación de Fernández y Muñoz, en 2013, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, relevó a García Borregón, relacionado también con el vaciado de A Frouxeira
“Confiando en la labor de la justicia y de la Fiscalía, este caso representa la culminación de la desastrosa gestión de los espacios naturales acontecida en los últimos años”, señaló Adega.

Investigados cuatro exaltos cargos de la Xunta por autorizar el dragado de la ría