El parking de Porta Nova no podrá pagar a sus empleados

Parking de Portanova
|

Portanova Park, la empresa concesionaria del aparcamiento subterráneo del centro comercial de Porta Nova comunicó ayer a sus cuatro empleados que no podrá hacer frente al pago de la nómina de enero.
Este hecho viene a confirmar, una vez más, que se trata de un servicio insostenible que genera varios miles de euros mensuales de pérdidas. Los socios del parking culpan, en parte, a los diferentes gobiernos locales de la situación y, de hecho, el pasado año intentaron obtener por la vía judicial una indemnización y un abono mensual de 2.000 euros del Concello; causa que fue desestimada por el juzgado de Ferrol y recurrida por la gerencia a la instancia provincial.
Los cuatro trabajadores del parking explicaron ayer a Diario de Ferrol que “nunca se cumplió el convenio al pie de la letra” y que han tenido que “recurrir a los juzgados para cobrar nocturnidades u horas extras” en numerosas ocasiones. Ahora, sin embargo, la situación se antoja más complicada. “Tiene pinta de que es el principio del fin”, comentaban ayer algunos empleados que llevan casi 20 años en el mismo puesto.
Los afectados han solicitado una reunión con el alcalde de Ferrol para lograr alguna solución, como que el consistorio rescate la concesión de más de 50 años que se otorgó en su día a los socios. “De momento no hemos tenido respuesta”, dicen.
Manuel Pazo, uno de los responsables de la empresa, preguntado por la actual situación, aseguró no estar informado del asunto, pero si incidió en la responsabilidad del Concello. “Aún está pendiente el recurso en la Audiencia de A Coruña”, se limitó a comentar.
También afirmó que “la falta de afluencia” al centro es un mal endémico del lugar y la principal causa de las pérdidas económicas del parking, que a finales del 2015 ascendían a más de un millón y medio de euros. Esto se ha visto reflejado en la falta de mantenimiento del aparcamiento, que sirve, además, como garaje privado para los vecinos de la zona. “Los extintores están caducados” y “los detectores de humo sin revisar”, lamenta Javier, uno de los afectados.
Excepto los ingresos que recibe la concesionaria por las plazas privadas, los empleados confirman que las cajas diarias raramente superan los diez euros. Unas cuentas imposibles si, tal y como han explicado las fuentes consultadas, los gastos corrientes de luz ascienden a 1.000 euros y el IBI roza los 9.000.

El parking de Porta Nova no podrá pagar a sus empleados