Las lanchas se reciclan de medio de transporte a servicio turístico

|

En los años 60 existía una línea regular marítima que unía las ciudades de Ferrol y A Coruña y que servía de medio de transporte junto con el servicio de autobuses habitual. Aunque ese recorrido se mantuvo años más tarde los sábados, lo cierto es que el mar ya no es la ruta de comunicación habitual ni para unir la ciudad naval y la herculina, ni siquiera para desplazarse de Ferrol a Mugardos, con la puesta en marcha de vías rápidas o autovías.
Pero la conocida como lancha de Mugardos continúa siendo todo un símbolo y su imagen en el muelle de Curuxeiras está en la memoria de todo el que se imagine esa zona portuaria.
Sin embargo, el servicio de lanchas ha tenido que reinventarse y ofrecer algo más que un medio de comunicación por mar. No se necesita recurrir a una embarcación para desplazarse, por lo que de medio de transporte se ha ido transformando en todo un elemento turístico que ofrecer al visitante.
La empresa Fernández Cabana continúa gestionando esta prestación que une Ferrol y Mugardos en los meses de verano, prestando el servicio desde el 1 de julio al 15 de septiembre, mientras que en invierno ha dejado de estar operativo.
Como transporte estival, sin embargo, mantiene su encanto y no son pocos los ferrolanos que año tras año esperan la entrada en funcionamiento de las lanchas para hacer una visita a la villa mugardesa y viceversa. Los turistas son, sin embargo, los clientes más habituales del servicio diario de verano, ya que tanto en las oficinas de turismo como a través del boca a boca, este recorrido Ferrol-Mugardos se muestra muy atractivo para tener una vista de ambos municipios desde la ría, además de estar vinculado con una de las ofertas gastronómicas más conocidas de la zona, la degustación del pulpo a la mugardesa, en los establecimientos del muelle, a donde llega la lancha a diario en verano.
Como explican desde la empresa, la media de usuarios del servicio llega en los meses estivales a más de 100 pasajeros, con algunos en los que baja a 70 y otros en los que supera ampliamente el centenar.
Las familias suponen el grueso del usuario tipo, ya que un viaje por mar en barco es un atractivo suficiente para conseguir entretener a los más pequeños.
Además, la empresa Fernández Cabana ofrece otro viaje por ría, un recorrido de cerca de una hora que permite conocer desde el mar el castillo de San Felipe y La Palma, la entrada de la ría, la base naval de A Graña o la villa de Mugardos. Los pasajeros reciben, además, cumplidas explicaciones de todo lo que van viendo “en vivo y en directo”, de la voz d los encargados de la lancha. La información es tan precisa que, aclaran, “son pocas las preguntas que hacen los turistas”.
Este cambio de visión, hacia el aspecto turístico, es la forma que tiene la empresa para poder mantener el servicio de lanchas, ya que, indican, no cuentan con subvenciones ni del Concello ni de la Xunta, aunque eventos como el “Jazz de Ría” o la Batalla de Brión favorecen que la lancha reviva con viajes hacia la fortaleza de San Felipe.
Ferrol no es el único punto donde se ha optado por vincular el mar y el turismo, con viajes en lanchas y barcos. En el concello aresano se ha puesto en marcha el programa "Ares dende o mar", con trayectos por la zona y actividades de buceo. Además, el barco se puede reservar con antelación para 12 personas.
En Cabanas, funcionan también las rutas turísticas en embarcación por el río Eume, mediante las cuales se puede descubrir la riqueza paisajística y natural del entorno a bordo de un medio de transporte tradicional. l

Las lanchas se reciclan de medio de transporte a servicio turístico