El final definitivo de la liga, más cerca para O Parrulo

Parte de la plantilla de O Parrulo abandonó la ciudad en el inicio del estado de confinamiento | FOTÓGRAFO
|

O Parrulo está cada vez más cerca de dar por finalizada de forma definitiva la competición de liga. Aunque se trata de solo una propuesta, la intención apuntada por la Real Federación Española de Fútbol de concluir las competiciones nacionales de fútbol y fútbol sala tal y como están en su formato regular y auspiciar tan solo la disputa de unos play-off “exprés” para zanjar los posibles ascensos acerca al conjunto departamental a ese hipotético escenario en el que el ejercicio 2019/20 concluya definitivamente para él. 

Cuando la competición se paralizó a mediados de marzo restaban todavía siete jornadas por disputar de la liga regular y el conjunto que dirige Héctor Souto ocupaba la décima posición de la clasificación, a siete puntos de los puestos del play-off por el título. Por abajo, los departamentales habían dejado a once las plazas de descenso directo. En su posición, las hipotéticas medidas que contempla la Real Federación Española de Fútbol no le afectarían en primera instancia, más allá de que, si se llegasen a concretar ascensos desde Segunda y nadie perdiese la categoría en Primera, el próximo ejercicio el campeonato contaría con un mayor número de equipos.   

Pero ese es a día de hoy un escenario tan incierto que desde el club ni entran a valorar. Lo que sí ha manifestado la directiva de O Parrulo es su preferencia porque, si fuese necesario retomar la competición, hacerlo “siempre que se pueda jugar con público, los partidos, nunca a puerta cerrada”. Algo que, a día de hoy, y viendo cómo están evolucionando la epidemia y las medidas de desescalada que baraja el Gobierno para acabar con el confinamiento parece a todas luces improbable.  

De lo contrario, los rectores de la entidad confían en que “debería ser la RFEF o la FIFA la que tengan que tomar la decisión de decidir si dejan la clasificación general como estaba en la última jornada de manera definitiva o si anulan la temporada”.

ERTE
O Parrulo fue uno de los primeros clubes en acogerse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para sus jugadores y cuerpo técnico poco después de que se decretase el estado de alarma y las competiciones se suspendiesen. Una medida encaminada a garantizar los derechos laborales de sus trabajadores, pero también a asegurarse la viabilidad económica de un club que, desde entonces, también ha tomado otras medidas, a nivel contractual, como finiquitar de mutuo acuerdo la vinculación con el jugador japonés Manabu Takita. 

Y es que, como a la mayoría de escuadras, a los departamentales les resultaría muy complicado volver a contar con todos los integrantes de la plantilla en las próximas semanas, incluso aunque el estado de confinamiento se levantase y la RFEF considerase que hay garantías sanitarias para retomar la competición, debido a las más que probables restricciones para el desplazamiento de personas que se impondrán durante algún tiempo en el país.

El final definitivo de la liga, más cerca para O Parrulo