La Xunta tendrá que indemnizar a un ferrolano por una negligencia médica

La sentencia recoge que la “defectuosa asistencia sanitaria” fue prestada en el Arquitecto Marcide l. polo
|

El juez de lo Contencioso Administrativo número 2 de Santiago acaba de declarar la responsabilidad patrimonial de la Conselleria de Sanidade en una demanda  “por la defectuosa asistencia sanitaria prestada en el Complejo Hospitalario Arquitecto Marcide de Ferrol” a un paciente de iniciales F.D.P. y la condena a abonarle la cantidad de 18.000 euros en concepto de indemnización por los daños y perjuicios causados. En la sentencia se considera acreditada la existencia de un retraso en el diagnóstico y tratamiento de un cáncer de colon, “lo que pudo y debió de ser evitado”, añadiendo que deberían “haberse aplicado con la debida diligencia las pruebas e instrumentos disponibles”.
Según la información facilitada por el abogado del afectado, Cipriano Castreje, de la Asociación del Defensor del Paciente, D.P.F. acudió el 26 de febrero de 2004 a la consulta de su médico de cabecera en el Centro de Salud de Caranza porque presentaba un sangrado de un año de evolución. El médico no detectó hemorroides, por lo que lo remitió al especialista para estudio diagnóstico y tratamiento.
En el Servicio de Cirugía del Centro de Especialidades del Marcide se le dio cita para el día 5 de mayo del mismo año y, tras proceder a su examen, el cirujano únicamente apreció la existencia de un nódulo hemorroidal y una fisura anal, por lo que le administró una pomada y un control a los seis meses, sin realizarle ninguna prueba complementaria, a pesar de que el sangrado rectal continuaba.
El paciente acudió a la revisión el día 10 de noviembre de 2004, refiriendo sangrado persistente además de un cuadro diarréico y gases desde hacía dos meses.
El cirujano que lo atendió en esta ocasión pautó una colonoscopia, sin calificar al paciente como urgente o preferente, por lo que se le dió cita para el 8 de marzo de 2005, fecha en la que se le comunicó que padecía un cáncer de colon, por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y sometido a tratamientos de quimioterapia y radioterapia.

recurso
El abogado Cipriano Castreje ya anunció que la presente sentencia va a ser recurrida ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, toda vez que se considera insuficiente el importe de la indemnización, como consecuencia de que no se tuvieron en cuenta todas las secuelas que arrastra el paciente, para el que se reclaman 400.000 euros. A este respecto, cabe señalar que F.D.P. sufrió posteriormente una depresión y un ictus, por lo que tiene paralizada la mitad del cuerpo –se le ha reconocido una gran invalidez– y necesita de la ayuda de una tercera persona para las actividades más elementales de su vida.
Castreje sostiene que el retraso del diagnóstico ha sido muy elevado –13 meses desde que acudió al médico de Atención Primaria y 11 desde la primera cita en Cirugía–, lo que le privó de un eficaz tratamiento temprano y existe una alta probabilidad de que las secuelas no fueran las mismas. El abogado de la Asociación del Defensor del Paciente cuestiona, asimismo, la declaración del perito judicial que intervino en el juicio, por entender que contraviene la doctrina científica del consenso sobre el diagnóstico temprano en el cáncer de colon, añadiendo que se contradijo al manifestar que “no se puede saber en qué fase se encontraba antes y cuál sería el tratamiento oportuno”, para después afirmar que “de ser tratado antes se hubiese evitado probablemente la pauta de quimioterapia y radioterapia”. 

La Xunta tendrá que indemnizar a un ferrolano por una negligencia médica