El gobierno local no paralizará el plan de transportes, pero presentará alegaciones

Pleno de Ferrol
|

Pese a que todos los grupos de la oposición y todas las entidades vecinales de la zona urbana pidieron unánimemente que se paralizase la reestructuración del transporte urbano planteada por el gobierno local y Tranvías de Ferrol, el ejecutivo del PP no dio marcha atrás en la decisión. Dijo entender a los vecinos, por lo que anunció que presentará alegaciones a su  propia propuesta pero no aceptó pedir que quede sobre la mesa el documento para poder negociarlo con la ciudadanía y los Concellos implicados.
Aunque cada grupo de la oposición –salvo IF– presentó su propia moción, planteando algunas cuestiones diferentes, la idea general partía de la necesidad de que no hubiese recortes en los servicios que actualmente presta Tranvías de Ferrol. También los vecinos lo consideran indispensable y, en este sentido, la portavoz de la Federación Roi Xordo, Maite Fernández, intervino en el pleno para denunciar la actitud pasiva del gobierno municipal, para defender el transporte público metropolitano y para exigir que se anulen los acuerdos de reducción de líneas.
Tras esta intervención, se fueron sucediendo las mociones políticas, coincidentes todas ellas en el “oscurantismo e falta de información, tanto ós grupos como ós veciños e demáis concellos polos que pasan as liñas”. Y eso, pese a que el concejal de Transportes, Pablo Cal, reconoció haber tenido hasta cuatro reuniones con la Dirección Xeral de Mobilidade y a haberse tratado el tema de la eliminación de la línea de Ferrol Vello o la llegada del bus al Naval en varias comisiones, sin haber informado de lo que se preparaba.

criterios economicistas
También los tres grupos de la oposición criticaron la actitud puramente “economicista” del informe y la propuesta planteada, cuando se trata de un transporte público que debería atender a otros intereses.
Además de la paralización de los acuerdos y del plan de recorte de líneas previsto, el portavoz de EU, Javier Galán, explicó otros contenidos de su moción como la petición de que se den los pasos para constituir una empresa pública de transporte o para crear un Consorcio Metropolitano de Transporte Público.
Iván Rivas, portavoz del BNG, hizo, además, hincapié en que el 60% de los costes de la empresa de transporte son de personal, por lo que la reducción de líneas llevaría implícita la supresión de trabajadores –se contempla, además, pasar de 16 autobuses a cinco–.
Recordó además que el Plan de Transporte Metropolitano está vigente hasta 2015 y no alude a todos estos recortes.
Por su parte, el edil del PSOE Ramón Veloso pidió, a medio plazo, la municipalización del servicio, algo, que considera viable económica y técnicamente y, posiblemente, políticamente.

posición del pp
Pero el mayor debate plenario surgió tras las explicaciones que el concejal del área de Transportes dio a las medidas adoptadas y que comenzaron con la declaración de que “en el Concello no hay un técnico de transporte y yo no tengo ni idea”. De ahí, indicó, que no se haya respondido al planteamiento hecho por la empresa en 2012 y no se alegase  porque “este gobierno no sabía qué alegar por falta de conocimiento y porque los estudios existentes eran un brindis al sol”. Así,  aunque dijo compartir la “situación ideal” de que se debería ser responsable del transporte en Ferrol y no de unas concesiones, eso no es así, por lo que basó sus decisiones en lo que considera como lo único posible.
Así, puso ejemplos como la imposibilidad de que la línea de Tranvías llegue al Naval por ser la parada propiedad de Rialsa o de  que no exista la parada de Ferrol Vello, porque no está contemplada en la concesión. A estas cuestiones, los grupos respondieron criticando la falta de diálogo y negociación para poder llegar a acuerdos tanto con las empresas como con los afectados. Cal insistió además en la “necesidad de un equilibrio económico demostrable”.

nuevas paradas
Los ejemplos esgrimidos por Cal fueron rechazados desde los grupos y se recordó, por parte de Javier Galán, que las paradas de Odeón y Parque Ferrol tampoco existían y ahora las hay, aunque no figuren en la concesión inicial. También recordó Ramón Veloso que el mismo problema de concesiones se daba en la zona del Puntal – con Arriva y Tranvías– y se pudo arreglar, por lo que consideraron que los aspectos técnicos no son sino excusas.
Así las cosas, Pablo Cal anunció que el Concello presentará alegaciones para evitar modificaciones en servicios “sensibles” como Caranza, Ferrol Vello y el entorno del complejo hospitalario, aunque rechazó  el contenido de las tres mociones.

garantías para caranza
En concreto, el edil se reunió al finalizar el pleno con la Asociación de Vecinos de Caranza y, según la nota hecha pública por la entidad, garantizó que las líneas de autobús que afectan al barrio se mantendrán como están en la actualidad, sin suprimir ni modificar la número 3.  La asociación sostiene que la eliminación del autobús directo al Marcide “implicaría un grave trastorno en la movilidad de los usuarios y una pérdida de tiempo que no es lógica en un trayecto de apenas cinco kilómetros y nueve minutos de duración”.
Cal se reunirá la próxima semana con la Dirección Xeral de Mobilidade para abordar de nuevo la situación del transporte público en la ciudad.

El gobierno local no paralizará el plan de transportes, pero presentará alegaciones