La EBA afirma que las cajas de ahorro deberían ser supervisadas por el BCE

El italiano Andrea Enria, durante una audiencia de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, en Bruselas (Bélgica). EFE/Archivo
|

El presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), Andrea Enria, afirmó hoy que las cajas de ahorro españolas deberían ser supervisadas por el Banco Central Europeo (BCE) en su futuro papel de supervisor bancario único en Europa.

"Es cierto que las cajas están bajo una gran presión, creemos que es importante que estos bancos estén bajo un mismo paraguas común", afirmó Enria durante una comparecencia en la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

El futuro supervisor bancario controlará directamente a partir de otoño de 2014 a los 150 bancos de mayor tamaño de la zona del euro, aquellos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros o el 20 % del PIB del país miembro participante.

"Estamos pendientes de los ajustes en España, miembros de la EBA han participado en el comité de seguimiento de las pruebas de resistencia en España y es importante que estos bancos sean llevados también bajo la atención de las autoridades europeas", afirmó el presidente de la autoridad comunitaria.

"Hemos visto que de estos bancos puede venir un gran daño con un impacto sistémico, no solo a nivel nacional, sino también a veces requiriendo dinero de los contribuyentes a nivel europeo", recalcó Enria en referencia al programa de asistencia financiera de hasta 100.000 millones de euros concedido a España para sanear su banca.

El acuerdo alcanzado por los Veintiocho para crear el supervisor único europeo finalmente dejó fuera a las entidades menores, ante la negativa de Alemania de ceder el control sobre sus bancos regionales a Fráncfort, sede del BCE.

Otros países, como Francia y España, defendían que la vigilancia europea alcanzara a las 6.000 entidades de la eurozona, pero los bancos de menor tamaño seguirán bajo el escrutinio de las autoridades de supervisión nacional, de manera que el supervisor único mantendrá un seguimiento indirecto de los mismos.

El Ministerio español de Economía y Competitividad calculó en diciembre pasado que más del 80 % del sistema financiero de España quedaría supervisado por el BCE, lo que equivaldría a unos "quince o dieciséis bancos".

La EBA afirma que las cajas de ahorro deberían ser supervisadas por el BCE