La universidad coruñesa es la que menos dinero recibe por alumno

29 enero 2013 A Coruña.- Celebración del Día de la Universidad en el Paraninfo de A Maestranza
|

El rector de la Universidad de A Coruña (UDC), Xosé Luis Armesto, aseguró ayer que esta institución académica es la que “menos financiación recibe por alumno de todo el Estado” y advirtió de que el sistema gallego, “en lugar de ir hacia la convergencia, está caminando en sentido contrario”.
Armesto pronunció el discurso de clausura de la celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino en el paraninfo con motivo del homenaje al alumnado y el reconocimiento al estudio.
Durante su intervención, explicó que este año va a terminar el plan de financiación del sistema universitario gallego vigente desde 2011 y que, en esta “difícil” etapa, la UDC hizo una “gestión responsable” y “los esfuerzos necesarios para que, pese a la reducción de ingresos, no menguase la calidad de la docencia”.
Sin embargo, los criterios de financiación aplicados con este plan la han “perjudicado”, añadió sobre la UDC, en la que en estos 25 años de andadura se han graduado más de 70.000 estudiantes.
“Transitamos todo el periodo sin endeudarnos. La Universidad de A Coruña no contribuyó a la elevada deuda del Estado y de la comunidad con un solo euro” sino que, por el contrario, indicó, es la que menos dinero por alumno recibe del Estado.
En este sentido, demandó una financiación “estructural suficiente para atender la función docente, primera y nuclear misión de una universidad”.
Armesto instó asimismo a “no bajar la guardia” en esta perspectiva del valor social que tiene” la universidad pública, en cuyo derecho de acceso “nadie debe ser discriminado”.
“Creo que no debemos aceptar, ni siquiera como mal menor, un retroceso en el derecho de todos los jóvenes a cursar estudios superiores en una universidad pública”, sostuvo en relación a la incidencia de la crisis económica en los estudios.
Es por esta razón que cuestionó medidas “como las que permiten elevar sin límite el precio de las matrículas”, dijo, o las que “dificultan el acceso a las becas a los estudiantes que las necesitan”, tras lo que pidió la anulación de decretos que las recogían y que se presentaron en su momento como “excepcionales”.
De cara al futuro, el rector defendió avanzar en la internacionalización, ampliar las titulaciones conjuntas, captar más recursos para investigación y colaborar con empresas en proyectos innovadores, y aseguró que “llamaremos a cuantas puertas sea necesario para que concluya la larga lucha por contar con residencias públicas para los estudiantes”.

La universidad coruñesa es la que menos dinero recibe por alumno