El plan de accesibilidad para pasos de peatones comienza una segunda fase

La primera tanda de actuaciones tuvo lugar especialmente en los barrios de Recimil y Esteiro jorge meis
|

El Plan de Acción Social de la Diputación permitirá poner en marcha una segunda fase del plan de accesibilidad iniciado por el gobierno local el pasado año y que ha supuesto ya la mejora de 37 pasos de peatones el pasado año.
La Xunta Local de Goberno dio ayer el visto bueno a esta segunda parte de las actuaciones dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de movilidad, en lo que concierne a sus desplazamientos en la ciudad naval.
La teniente de alcalde, Beatriz Sestayo, dio cuenta de los avances en este proyecto que, como indicó, “da mostras do compromiso inequívoco do goberno local coa mellora da accesibilidade e a eliminación de barreiras en todos os eidos”, en un compromiso que, explicó, “se manterá catro anos e permitirá que se perciba o cambio na cidade”.
Esta segunda fase de las intervenciones urbanísticas precisas para mejorar la accesibilidad afectarán a un total de 167 pasos de peatones y de ella se verán beneficiadas no solo las personas con problemas de movilidad sino también las que tienen visión reducida, con la instalación de bandas rugosas y de pavimentos diferentes para que se perciban los cambios entre la acera peatonal y la zona de circulación de vehículos.
Los barrios que se verán beneficiados de estas intervenciones son los Ensanches –tanto Inferniño como Ultramar–, A Gándara, Canido, A Magdalena y Caranza y el total de las obras sale a licitación por una cuantía que alcanza los 300.159 euros.
Las obras consistirán básicamente en la igualación del nivel de las aceras con el de las calzadas con el fin de evitar escalones de bajada que dificultan la circulación de sillas de ruedas o carritos. Asimismo, el proyecto incluye la ejecución del pintado y la señalización vertical de la zona de paso.
El proyecto, que se ejecutará con un plazo de realización de seis meses, cumplirá la Orden de Vivienda que contempla la colocación de un pavimento de señalización y advertencia, tanto de atención como de peligro, con diferente textura para orientar a las personas con movilidad y visión reducida.
Con esta segunda fase serán ya más de 200 los pasos de toda la ciudad que se mejoren y se conviertan en totalmente accesibles, ya que los 167 que ahora salen a licitación completan las actuaciones ya ejecutadas en las zonas de Taxonera, Esteiro y Recimil, y que han supuesto una inversión de algo más de 60.300 euros, y la mejora de 37 pasos.
La mejora de estos pasos de peatones forma parte de un proyecto de accesibilidad en el que se ha colaborado con la Asociación de Diversidad Funcional, que fue quien realizó el trabajo de campo detectando más de 200 zonas susceptibles de mejora desde el punto de vista urbanístico.

El plan de accesibilidad para pasos de peatones comienza una segunda fase