La lluvia hace que el Domingo de Ramos se quede sin el desfile de “La Borriquita”

|

La lluvia protagonizó ayer el inicio de la Semana Santa ferrolana, debido a que durante el día se sucedieron chubascos intermitentes que obligaron a modificar el programa de actos en alguna ocasión. La jornada comenzó con la bendición de los ramos y palmas en el santuario de las Angustias, teniendo que ser realizada en el interior del templo y no en la plazoleta contigua como es habitual debido al mal tiempo y “quedando un número importante de personas en el exterior”, tal y como comentaron desde la Cofradía.

Acto seguido, sobre las 11.30 horas, salió en procesión el trono de Jesús Amigo de los Niños e hizo su llegada a la iglesia del Pilar, donde los cofrades recibieron un capuchón de chocolate y una flor. La música corrió a cargo de Acotaga y la Banda de las Angustias.

El obispo de la diócesis, Luis Ángel de las Heras fue el encargado de bendecir los ramos en la Concatedral de San Julián y el párroco de Dolores y capellán de la Cofradía, Xosé Francisco Delgado, se encargó de hacer lo propio en la plaza de Amboage, donde se reunieron miles de personas. En ese mismo escenario, se realizó una colecta para poder llevar a cabo la rehabilitación de la iglesia de Dolores, cerrada al público desde el pasado mes. Los paraguas inundaron las calles durante la mañana, protagonizando la imagen característica de la jornada.


Tal y como estaba previsto, a las 12.30 horas, realizó su salida la procesión de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, más conocida como “La Borriquita”, pero tuvo que dar media vuelta a los pocos minutos debido a la fuerte lluvia, por lo que tuvo que ser suspendida. Por la tarde, la capilla de la Merced acogió hasta las nueve de la noche el Besamanos a Nuestra Señora de los Cautivos, un acto en el que también se procedió a bendecir el nuevo escapulario de la Cautiva.

Para finalizar el Domingo de Ramos, el Ecce Homo no pudo salir en procesión “por problemas técnicos” desde la capilla de la Orden Tercera, donde cientos de personas esperaban su procesión.

En concreto, el trono sufrió desperfectos al moverlo desde el pabellón donde estaba guardado y no fue posible reparar los daños a tiempo.

Con esta incidencia finalizó el primer día de una semana en la que Ferrol espera recibir a cerca de 300.000 personas.

Lunes Santo
La semana comenzará hoy con una única procesión, la de Cristo Rey y la Virgen de la Amargura (Dolores), que saldrá a las nueve de la noche, en lugar de a las diez como venía siendo habitual, para reducir la espera desde el horario de cierre de los establecimientos y porque así concluyen antes unas jornadas que son vísperas de días laborales, explicaron desde las Cofradías.

Según los últimos datos de Meteogalicia, la jornada estará protagonizada por nubes y claros, habiendo un 65% de posibilidad de lluvia para la noche. De producirse algún cambio en el recorrido del trono, la organización avisará tanto en las redes como en la app oficial.

La lluvia hace que el Domingo de Ramos se quede sin el desfile de “La Borriquita”