La Policía no halla pruebas en casa de la tercera imputada por la muerte de Carrasco

17 mayo 2014 página 32 LEÓN, 16/05/2014.- La policia local Raquel Gago, de 41 años, imputada por la muerte de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, sale hoy del juzgado en un furgón de la Guardi
|

La Policía no halló pruebas relevantes en el registro del domicilio de la vivienda de Raquel Gago, de 41 años, policía local imputada por la muerte el pasado lunes de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, según informaron fuentes de la investigación.

Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía registraron durante más de cuatro horas la vivienda de Raquel Gago, ubicada en el polígono de Eras de Renueva de la capital leonesa.

Los policías sacaron del domicilio de esta agente de la Policía Local de León varias cajas con diverso material aunque consideran que nada relevante para el desarrollo de la investigación.

Gago llegó a mediodía a su vivienda en un vehículo policial desde la cárcel de Villahierro, en la localidad leonesa de Mansilla de las Mulas, para asistir al registro de su casa, ordenado por la jueza que instruye las diligencias del caso. El registro se desarrolló hasta las 16.20 horas, cuando la imputada fue trasladada nuevamente a prisión.

Este registro se produce una semana después de la muerte a tiros de Isabel Carrasco.

Raquel Gago está imputada, al igual que María Montserrat González, de 55 años, y su hija Montserrat Triana Martínez, de 35, de los delitos homicidio, atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas.

La policía local, íntima amiga de Montserrat Triana Martínez, entregó el arma homicida en comisaría 30 horas después de los hechos y explicó que la había encontrado en el interior de su vehículo. La investigación policial y la instrucción judicial se centran en determinar el grado de implicación en el caso de esta policía local, que fue enviada a prisión el pasado viernes.

Fuentes de la investigación indicaron que su implicación parece clara, aunque tratan de corroborar lo declarado por esta agente ante la jueza, a quien manifestó que desconocía las intenciones de madre e hija, que le habían dicho muchas veces que iban a matar a Isabel Carrasco, algo que ella no creyó.

Además, los investigadores sospechan que fue esta policía local la que puso en contacto a madre e hija con la persona que les vendió el arma en el mercado negro en Asturias.

La Policía no halla pruebas en casa de la tercera imputada por la muerte de Carrasco