Los impagos a Urbaser perjudican la negociación del convenio colectivo

Los socios privado y público de la empresa de aguas se reunieron en el Consejo de Administración celebrado ayer | jorge meis
|

La parte pública –Concello– y la privada –Socamex, integrante del grupo Urbaser– de la empresa mixta de aguas Emafesa se reu-nieron en la mañana de ayer en Consejo de Administración para abordar la situación en la que se encuentra la empresa, que ha recibido un nuevo varapalo en el último pleno de la corporación municipal, con el rechazo a las cuentas presentadas por Emafesa tanto del año 2016 como de 2017.

Los votos en contra de la oposición, que criticaron la gestión que se está haciendo del agua, en cuestiones como el cobro de la tasa de saneamiento o la deuda que todavía no ha abonado Narón por el servicio que se le presta podrían afectar a la empresa, en cuestiones como la solicitud de una póliza de crédito pendiente, tal y como se resaltó en el pleno pasado.

Además, dejar sin aprobar las cuentas de una empresa participada por el Concello es, para el alcalde y presidente del Consejo de Administración de Emafesa, Jorge Suárez, “unha irresponsabilidade”. En este sentido, apuntó que haber rechazado esos resultados económicos “so perxudica aos intereses municipais”, señalando a quienes votaron en contra en el pleno como culpables de la situación y asegurando que “terán que responsabilizarse dos seus actos”. En este sentido, el regidor se mostró convencido de que, si no se aprueban en este mandato, “o primeiro pleno da vindeira corporación, goberne quen goberne, vai levar na orde do día as contas de Emafesa e todo o mundo vai pedir o voto favorable porque realmente é un xogo político que non conduce a ningún sitio”.

Limpieza viaria
Pero no solo la situación de la empresa de aguas Emafesa se ve afectada por las decisiones que está tomando la parte pública en los últimos plenos con el rechazo de movimientos económicos de las empresas que están vinculadas al Concello. Urbaser, que además de estar vinculada a la gestión del agua de Ferrol es también la adjudicataria del servicio de limpieza viaria y recogida de basura, uno de los contratos de más cuantía del concello, se ve abocada a tomar decisiones que redundan en los propios trabajadores de la empresa.

El rechazo de las facturas de los últimos meses –ya que la empresa presta el servicio sin contrato en vigor– por parte del Partido Popular hace que se esté perjudicando la negociación del convenio colectivo en la que están inmersos patronal y trabajadores y que ahora se encuentra paralizada.

Amenaza de huelga
El alcalde, Jorge Suárez, reconoció que las reuniones entre la empresa y los trabajadores están aparcadas pero lo relacionó con la estancia fuera de la ciudad el encargado de la empresa. Sí confirmó que mantendrán estos días una reunión con el comité de empresa para abordar la situación que se está generando por los impagos de facturas y, aunque asegura que el servicio de limpieza viaria no es el grueso de los ingresos de Urbaser, sí considera necesario que se abonen las facturas por un trabajo que se ha acometido.

En este sentido, culpó a la oposición de “vetar “los pagos que, aseguró, “o que fai é prexudicar aos traballadores que están no medio da negociación e abocando a unha folga”.


El regidor aseguró que el gobierno tiene la conciencia tranquila y, aun así, “seguiremos buscando que se paguen as facturas, xa que non quedan argumentos para non abonalas”, explicó Suárez. Puso, sin embargo, el foco de la responsabilidad al señalar que “cada quen será responsable dos seus actos no futuro”.

Los impagos a Urbaser perjudican la negociación del convenio colectivo