El sector naval se moviliza de nuevo para exigir que se restituya el tercer convenio

|

La plantilla de Navantia Ferrol realizó ayer una marcha reivindicativa desde el astillero y una posterior concentración ante la delegación de Hacienda para exigir el cumplimiento de la sentencia del Supremo que obliga a la compañía a reponer con todas las consecuencias el tercer convenio colectivo.
Bajo el lema “Cumprimento tercer convenio xa!”, unos 2.000 trabajadores partieron de la puerta de la factoría a las 11.00 horas en dirección a la sede de la agencia tributaria –custodiada por medio centenar de agentes antidisturbios– en donde integrantes del comité registraron una carta dirigida a la responsable de la SEPI, único accionista de la empresa pública, “para pedirle explicaciones sobre los motivos para que el Ministerio de Hacienda impida que se aplique la resolución del Supremo” .
Durante todo el recorrido los operarios portaron una especie de trono formado por una figura del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el cual, a modo de marionetas, manejaba los hilos del presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, y de la jefa de Recursos Humanos, Juana María Fernández, que también estaban representado con dos monigotes. Varios de los manifestantes clavaron este tótem sobre el césped de la mediana situada en las inmediaciones del edificio de Hacienda.

situación
El presidente del comité de empresa, Javier Galán (CCOO), explicó durante la concentración su preocupación por la situación económica que atraviesa la compañía naval pública. Galán aseguró que ya se están empezando a concretar unas “pérdidas terribles del año 2016, cercanas a los 300 millones de euros”, lo que supone “casi doblar las del año 2015, que se situaron por encima de los 160 millones de euros”.
El representante sindical achacó esta “gravísima situación” a dos motivos esenciales. Por un lado, a “la mala organización interna y de trabajo” que estableció la actual dirección de Navantia, cuyo máximo responsable, según Galán, es José Manuel Revuelta, al que calificó como “inútil, caciquil y dictatorial”. En segundo término, el presidente del comité se refirió a “la cantidad de subcontratación que hay en estos momentos y que supone unas cantidades ingentes de empresas auxiliares”. 
Una situación, aseguró, “que genera una enorme desconfianza entre la plantilla” y que podría desembocar en “algo muy desagradable”. “No voy a anunciar lo que puede pasar, cada uno que intuya lo que quiera, pero pueden suceder cosas importantes”, señaló Galán. n
 

El sector naval se moviliza de nuevo para exigir que se restituya el tercer convenio