El Gimnàstic desea prolongar su gran final de la liga regular

|

Redacción 
Ferrol

Nadie contaba con que el Nàstic de Tarragona se iba a acabar clasificando para la fase de ascenso a Segunda tras la vigésimo sexta jornada del campeonato liguero, cuando perdió ante el Ontinyent y se quedó en la duodécima plaza clasificatoria, a quince puntos de las cuatro primeras posiciones. Solo una proeza podía conducirlo a la promoción y esta llegó en forma de doce semanas sin conocer la derrota y diez victorias consecutivas en otras tantas contiendas –las últimas– de la liga regular, lo que le permitió colarse entre los cuatro primeros en la penúltima jornada. 
El club tarraconense, incluso, presume de ser el campeón moral del grupo III de Segunda B. Y es que lo sería de manera efectiva si no le hubiesen quitado los tres puntos que sumó en la vigésimo quinta jornada, en la que derrotó al Atlético Baleares por un resultado de 2-0. Sin embargo, una alineación indebida del portero Nadal le restó esa puntuación en la tabla y complicó sus aspiraciones de meterse en la lucha por el ascenso a la categoría de plata del fútbol nacional. 

tranquilidad
El club catalán, de todas maneras, considera la cuarta posición del grupo III como un mal menor, ya que el objetivo con el que inició la temporada era el de conseguir el título para así tener la posibilidad de lograr el ascenso en una sola eliminatoria. Para ello, la presencia en sus filas de jugadores con experiencia en categorías superiores como el mediocentro David Sánchez o los delanteros Lago Júnior o Perera parecían dotarle de argumentos para que un club con 5.000 socios y casi tres millones de presupuesto pudiese estar arriba.
El irregular comienzo de temporada, sin embargo, fue el que hizo que el proyecto temblase. La destitución tras la duodécima jornada del técnico Santi Castillejo, que fue reemplazado por el actual, Vicente Moreno, coincidió con los peores momentos de la escuadra. Sin embargo, cuando todo parecía perdido, el Gimnàstic se repuso para llegar a la fase de ascenso en un momento que le hace ser temible. n

El Gimnàstic desea prolongar su gran final de la liga regular