Las tarjetas negras de Caja Madrid se emplearon en viajes y artículos de lujo

|

Los desgloses de gastos de las tarjetas de los consejeros de Caja Madrid, continúan revelando las enormes cantidades que los exconsejeros de la entidad destinaban a sus gastos privados. Las partidas más comunes están destinadas a viajes, comida, ropa y artículos de lujo.

Así, el ex secretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada cargó en su tarjeta de crédito en un solo día 1.339,95 euros en una instalación hípica.

El político popular pagó en total con la tarjeta opaca 212.216,09 euros e hizo numerosos cargos, especialmente destinados a compra de tabaco, restaurantes, viajes y hoteles.

Por su parte, el exsecretario de Organización del Partido Socialista de Madrid (PSM) Antonio Romero cargó en su tarjeta de crédito de Caja Madrid 252.009,81 euros, de los que una gran parte tuvieron como destino el pago de viajes.

Además de la importante cantidad de dinero para viajes, Romero también cargó a la tarjeta opaca significativos gastos en restaurantes y en un centro comercial especializado en ventas de libros, películas y discos.

Entre los pagos más elevados destaca el llevado a cabo en un día a una gestora de negocios por importe de 1.150 euros.

Por su parte, el exconsejero José Manuel Fernández Norniella gastó en total 81.000 euros en hacer la compra entre 2003 y 2012 en el hipermercado de una conocida cadena de grandes almacenes, de la que era asiduo cliente como muchos otros consejeros.

una mariscada

Fernández Norniella gastó en total 175.000 euros con la citada tarjeta, que también empleó en hoteles, restaurantes, y en diversos establecimientos, aunque no constan extracciones en cajeros.

También fue capaz de gastar en un solo día 600 euros en unas conocidas mantequerías de Madrid, así como 437 euros en una mariscada, la factura más abultada de las casi 400 comidas o cenas que pagó durante esos años en diferentes restaurantes con su tarjeta.

Por su parte, el ex consejero ejecutivo, Matías Amat, gastó 15.000 euros de una tacada con su tarjeta opaca de la entidad en un conocido establecimiento de arte sacro y religioso en diciembre de 2006.

Según estos listados, Amat fue el quinto ex consejero que más dinero gastó con su tarjeta opaca, un total de 431.000 euros, que empleó sobre todo para pagar viajes, hoteles, líneas aéreas, tiendas de lujo y exclusivos restaurantes, aunque tampoco faltaron pequeños gastos como 2,81 euros en un peaje.

Además, Amat utilizó su tarjeta “black” al menos 170 veces en esos años para sacar dinero en efectivo de cajeros automáticos, unas extracciones que solían ser de 500 euros y que sumaron 85.000 euros.

Las tarjetas negras de Caja Madrid se emplearon en viajes y artículos de lujo