La fábrica viguesa de Citroen plantea un ERE voluntario para 400 empleados

18/02/2016 Planta de PSA en Vigo. El consorcio automovilístico francés concentró en sus plantas de Madrid y Vigo el 19,5% del total de vehículos exportados en España durante el pasado ejercicio, con el 90% de las 494.30
|

La dirección de la planta de PSA Peugeot Citroen en Vigo planteó hasta el año 2018 un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) extintivo voluntario para hasta 400 empleados, así como un ERTE suspensivo que podría llegar a afectar a otros 510 trabajadores y otro suspensivo rotatorio para personal de estructura.
Así lo comunicaron fuentes sindicales, tras la constitución ayer de la mesa negociadora entre la dirección de la planta viguesa y representantes de los trabajadores, que tiene como objetivo la adopción de medidas asociadas a la candidatura de la planta para optar a un nuevo modelo de vehículo.
En concreto, la empresa planteó un ERE extintivo entre abril de 2016 y marzo de 2018 al que podrán acogerse de forma voluntaria hasta 400 personas, el cual está orientado prioritariamente a los trabajadores veteranos (de 59 o más años), lo que responde a una petición que persiguen los sindicatos desde hace años.
No obstante, representantes de los trabajadores subrayaron que en la fábrica de Vigo hay unos 180 empleados de este grupo de edad, por lo que trasladaron su sorpresa porque puedan verse afectados otros trabajadores, si bien dijeron que la dirección les pidió que estén “tranquilos” y será en próximas reuniones cuando se les aporte más datos al respecto.
Fuentes de la empresa manifestaron que el propósito de esta medida es responder a la demanda de salida del personal de mayor edad en un momento en que ven “factible” asumir el ERE y lograr con ello “aligerar la estructura”, pero también ofrecer un mecanismo para la salida de personal que, sin superar los 58 años, quiera acogerse. Con esto, esperan hacer frente al período de transición que se abre en la actualidad hasta la industrialización de nuevos modelos.
En cuanto al ERTE suspensivo, tendrá una aplicación de dos años, una duración de 20 días (a razón de 10 por año), las mismas condiciones que el actual (que caduca este 31 de marzo), y será complementario a medidas de flexibilidad como la bolsa de horas. Así, esta medida está destinada a los trabajadores que deben más de 10 días a la bolsa de horas, con lo que los sindicatos estiman que pueden ascender a hasta 510 trabajadores.
Finalmente, el último de los expedientes propuestos es un ERE suspensivo rotatorio para personal mensual estructural (no ligado a la producción). Las fuentes de la empresa indicaron que se trata de una solución que se plantea para, en caso de que el ERE extintivo no alcanzase las bajas voluntarias necesarias, ajustar los excedentes de personal si se da la previsión de producción “más desfavorable”.
Además de los ERE, la empresa les ha confirmado que para optar por el nuevo modelo (un vehículo trimarca que se produciría en exclusiva mundial) no hará falta ajustes salariales, pero sí que les trasladó la necesidad de fortalecerse mediante la optimización de la producción.

 

La fábrica viguesa de Citroen plantea un ERE voluntario para 400 empleados