Los piquetes impiden el acceso a Navantia a otros compañeros de las auxiliares entre un clima de gran tensión

|

Trabajadores de empresas auxiliares del naval de Ferrol y los piquetes que secunda la huelga –cumplirá el jueves tres semanas– protagonizaron ayer, a primera hora de la mañana, enfrentamientos verbales a las puertas de Navantia Ferrol, donde finalmente no pudieron entrar.
Unos 200 empleados de diferentes compañías se congregaron poco antes de las 07.00 horas para intentar acceder al interior del astillero donde los esperaba un piquete formado por otras 300 personas, la mayoría compañeros de trabajo, para impedirles el paso. Las posiciones enfrentadas de unos otros, a cada lado de la carretera, propició un careo en la explanada de entrada a la factoría que a punto estuvo, por momentos, de terminar en una trifulca.
Finalmente, todo quedó en un grueso intercambio de opiniones subidas de tono entre los asistentes. Tras el cruce de palabras un grupo formado por unas 50 personas, entre los que se encontraban delegados de algunas auxiliares, acudieron a la comisaría de Policía para presentar una denuncia por haberles impedido la entrada al centro de trabajo. Sin embargo, en una reunión de última hora de la tarde entre los representantes sindicales se acordó no recurrir a esta vía.
Llamada a la calma
Este enfrentamiento verbal matutino generó varias llamadas a la calma por parte de algunos líderes sindicales. Así, Vicente Vidal, de la CIG-Industria, sindicato que asumió en solitario la convocatoria de huelga, recordó a los operarios allí presentes que siguen siendo compañeros de trabajo y que cuando terminen tendrán que “dar el callo codo con codo”.
“Esto es lo que buscan, enfrentarnos y no podemos permitir que lo consigan. Sería imposible trabajar si dejamos que se cree este ambiente enrarecido entre nosotros, que somos al final los más perjudicados”, señaló Vidal.
El responsable del comité de huelga afirmó que “el principal y casi único responsable de esta situación es Navantia. Si la dirección quiere, esto se soluciona en dos minutos, pero les interesa que existan estas condiciones para poder acceder a licitaciones a la baja”. Vicente Vidal resto crédito a los anuncios de la compañía pública respecto a un cierre patronal o la pérdida de contratos en el departamento de Carenas. “Son mensajes para criminalizarnos y dinamitar esta protesta legítima”, señaló.
Por su parte, el presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Javier Galán, también quiso hacer un llamamiento a los cuatro sindicatos con representación en el astillero –CCOO, CIG, UGT y MAS– para que se sienten y “acuerden una decisión de urgencia antes de que la tensión entre compañeros vaya a más”.
Galán apeló “a la calma y a la serenidad y pidió a los responsables sindicales que actúen con responsabilidad “para evitar que se origine algún conflicto de orden público”.

Consulta en el astillero
En la asamblea celebrada a las 12.00 horas frente a la puerta de la antigua Bazán, a la que también acudieron un centenar de operarios contrarios a la huelga, Vicente Vidal instó al resto de sindicatos a que “expongan de forma pública una propuesta concreto”.
El de la CIG tampoco rehusó celebrar una nueva votación en urna, pero dentro del astillero y con el censo que proporcione la Oficina de Control de Personal de Navantia.
“Si todos los que vinisteis esta mañana hubierais estado el día de la votación a mano alzada, igual hoy ya estabais dentro, trabajando, porque la asamblea iba a acatar la decisión”, dijo. l

Los piquetes impiden el acceso a Navantia a otros compañeros de las auxiliares entre un clima de gran tensión