Sindicatos y gobierno llegan a un acuerdo sobre el capítulo de personal

La mesa de negociación, ayer en un momento de la reunión | jorge meis
|

La mesa de negociación reunida en la mañana de ayer en el Concello cerró por fin el capítulo uno de los presupuestos de 2017, que permitirá avanzar en el texto económico tanto de este año como del 2018, que el gobierno local pretende presentar casi de forma paralela al de este ejercicio.
El acuerdo se alcanzó con el apoyo de los representantes de CSIF, UGT y CCOO y el voto en contra de la CIG. El siguiente paso será llevar la propuesta a la comisión de Facenda, para poder dictaminarla y elevarla posteriormente al pleno de la corporación.
El representante de la xunta de personal del Concello, Javier Sandá, explicó que el objetivo principal era salvaguardar el mayor empleo posible, teniendo en cuenta tanto las limitaciones presupuestarias como los imperativos legales a la hora de realizar contratación, por lo que se alcanzaron acuerdos referentes tanto a la ampliación de la plantilla como a la dotación económica de plazas que se contemplaban pero que no contaban con crédito hasta el momento.


De este modo, se plantean plazas en los servicios en los que se producen más carencias y sobre los que siempre se manifestó la necesidad de proveer de más personal esas áreas.
Así, se incluye en el capítulo de personal un aumento de la plantilla con un educador social para el área de Benestar, un ayudante de la Casa de Acogida, dos auxiliares de biblioteca y dos agentes de empleo y desarrollo local –estas dos plazas responden a una obligación derivada de una sentencia judicial–.
Además del incremento de plazas, se dotan económicamente otras que no estaban cubiertas por carecer de crédito, se trata de los puestos de cuatro policías locales, once auxiliares administrativos y oficiales administrativos, dos arquitectos superiores y doce plazas de bomberos conductores.
Estas previsiones se integrarán en los presupuestos de 2017, para poder salvar la oferta de empleo público.

Nuevo presupuesto
Como indicó Javier Sandá, se espera que de forma inminente se vuelva a convocar a la mesa negociadora para abordar el capítulo de personal de los próximos presupuestos de 2018, teniendo en cuenta las previsiones del ejecutivo de aprobarlos para que entren en vigor en los primeros meses del año.
El alcalde y responsable de Facenda, Jorge Suárez, valoró ayer al término de la reunión los resultados del encuentro con los representantes sindicales de los trabajadores, mostrando su agradecimiento a las organizaciones sindicales que apoyaron la propuesta y destacando “a súa colaboración no mantemento do emprego público e a posibilidade de dotar postos en servicios deficitarios como policía, bombeiros, casa de acollida ou biblioteca”.
Con el cierre de este capítulo uno del documento económico para 2017 se consigue, explicó el regidor, “poder afrontar un 2018 con mais garantías de persoal para cubrir as necesidades da cidadanía”.
La negociación de los presupuestos pasa ahora a su fase política y hoy mismo está prevista la celebración de una junta de portavoces municipales para abordar el borrador entregado a los grupos y que estos consideraron insuficiente.

Sindicatos y gobierno llegan a un acuerdo sobre el capítulo de personal