La ponencia vasca de paz quedará aparcada tras el desmarque del PSE

Los parlamentarios de EH Bildu, Juanjo Agirrezabala (i), Juelen Arzuaga (c), y Marian Beitialarrangoitia (d), durante la comparecencia de prensa sobre la ponencia de paz del Parlamento Vasco. EFE
|

La Ponencia de Paz y Convivencia del Parlamento Vasco quedará aparcada después de que los socialistas vascos hayan decidido no acudir a la reunión prevista el próximo viernes al considerar que EH Bildu no sólo no ha asumido el llamado "suelo ético" sino que ha habido una "involución" en su actitud.

Tras conocer el desmarque de los socialistas vascos, el PNV ha admitido que no se dan las condiciones para que este foro continúe sus trabajos por el momento.

Con la salida de los socialistas, sólo el PNV y EH Bildu integran la ponencia, ya que el PP y UPyD tampoco participan en ella al entender que se han cambiado las reglas de juego pactadas en la legislatura anterior, con el único fin de incorporar a la coalición abertzale.

Ante esta situación, el PNV ha decidido acudir el viernes a la reunión por una cuestión de "mínimo respeto institucional" hacia los representantes de la coalición abertzale, a quienes comunicarán su decisión.

El parlamentario del PNV, Iñigo Iturrate, ha asegurado no obstante que su partido seguirá trabajando con los grupos parlamentarios para intentar en el futuro recuperar este foro.

Aunque el PNV y EH Bildu suman mayoría en la Cámara vasca -48 de los 75 parlamentarios-, el Partido Nacionalista ve que la representatividad de esta ponencia "se queda un poco coja", como hoy ha reconocido su presidente, Andoni Ortuzar.

Iturrate ha calificado de "espantada" y de "inexplicable boicot" la salida del PSE, a quien ha pedido que explique qué comportamientos de la izquierda abertzale han cambiado desde febrero, cuando comenzó a gestarse la ponencia, ya que a su juicio su actitud "no ha empeorado", aunque tampoco ha avanzado.

Así y todo, ha dejado claro que estos desencuentros con los socialistas "no condicionan en absoluto" el pacto que esta misma semana han alcanzado el PNV y el PSE en materia económica, fiscal, de políticas sociales y de reforma institucional.

La decisión del PNV llega nueve días después de que el PSE le pidiera posponer la reunión de la ponencia al entender que la coalición abertzale no ha respaldado esos mínimos éticos consensuados, que se basan en reclamar la desaparición definitiva de ETA, reconocer la injusticia de la violencia y promover la dignidad de las víctimas.

El objetivo de los socialistas era aplazar la cita del viernes para esperar a conocer las aportaciones que la coalición abertzale hará al Plan de Paz del Gobierno Vasco, cuyo plazo de presentación finaliza el próximo día 20, y ver si en ellas asumía esos mínimos éticos.

Los socialistas han subrayado en un escrito remitido al PNV y EH Bildu que no están dispuestos a que este foro parlamentario "sea utilizado para blanquear la estrategia político-militar aplicada en el pasado y endosar las responsabilidades propias a otras instancias".

Entre tanto, la coalición abertzale ha acusado al PSE de poner "pretextos" para abandonar la ponencia porque el llamado "suelo ético" era una "formulación de arranque, no una meta".

El parlamentario de la coalición abertzale Julen Arzuaga ha opinado que "el PSE quiere pasar hoja en lo que le toca en sus responsabilidades con la violencia y la vulneración de derechos humanos y quiere un libro a medias y una fotografía cuya mitad aparezca velada".

El PP, por su parte, ha reclamado al lehendakari que exija a EH Bildu que acepte esos mínimos y ha denunciado que tanto el PNV como el Gobierno Vasco llevan meses "rindiendo pleitesía a la antigua Batasuna".

El único parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, ha "celebrado" que el PSE-EE se haya sumado a su postura y ha solicitado al PNV que "cancele definitivamente" la ponencia de paz.

La ponencia vasca de paz quedará aparcada tras el desmarque del PSE