Más de 40 personas investigadas por extracción ilegal de marisco en Ferrol

|

La Policía Autonómica dio ayer por finalizada la primera fase de una operación contra el furtivismo en la Ría de Ferrol. La denominada “Operación Raño” se saldó con 42 personas investigadas y 1.100 kilos de bivalvo decomisado. 
Además, los agentes de la Unidad de Policía Adscrita de Galicia (UPA) se hicieron con numeroso material para la práctica ilegal de extracción y transporte, como vehículos, trajes de neopreno, raños o capachos; y levantaron hasta 694 actas de infracción a la Ley de Pesca de Galicia. 
Con motivo del aumento de la actividad extractiva de bivalvo en zonas de alto riesgo para el consumo humano en la ría de Ferrol, el Equipo de Respuesta Policial de la Autonómica (Erpol) desarrolló un dispositivo de vigilancia, bajo la dirección del Juzgado número 1 de Ferrol. 
Fruto de estas investigaciones, se determinó la existencia de varios grupos organizados que se encargan de la extracción de forma ilegal de molusco procedente de zonas C –las de más carga contaminante y de las cuales los moluscos solo se pueden comercializar tras ir a la reinstalación o pasar por los procesos térmicos indicados en la legislación en vigor– mientras que otros se encargan de clasificar el marisco, depositarlo momentáneamente en varios locales y posteriormente transportarlo. 
La investigación  se centró en determinar el itinerario del producto obtenido de esta forma ilícita. Así, se constató que el marisco salía directamente de forma ilegal de zonas C para las depuradoras, sin haber pasado antes por el proceso de reinstalación, operación imprescindible para que el molusco pueda llegar al comprador con todas las garantías higiénico-sanitarias. 
Una vez determinado que salía al comprador a través de la depuradora de Cambados, con autorización judicial, se procedió al decomiso de una entrega in fraganti de las cantidades señaladas, 1.100 kilos. 
El bivalvo se analizó, concluyendo que presentaba un valor E.Coli diez veces superior al permitido por la ley. Por otro lado, se procedió al registro de dos viviendas y dos locales, interviniéndose gran cantidad de material para el furtivismo, que tuvo que ser trasladado en dos camiones. Con esta actuación, se cierra esta cadena ilegal de comercialización del marisco contaminado, desde la extracción del bivalvo en la ría hasta la llegada al consumidor. 
En el dispositivo se contó con el apoyo técnico de la Subdirección General de Guardacostas y del Instituto Tecnológico del Mar (Intecmar).

Más de 40 personas investigadas por extracción ilegal de marisco en Ferrol