Reportaje | La comarca se vive a bocados

O Couto (Narón) acaba de celebrar la XX Festa do Pemento.
|

Sol, playa, historia y, por supuesto, gastronomía. El verano es la época por excelencia para que tanto locales como visitantes disfruten de los productos más típicos de cada municipio, siendo recurrentes las fiestas culinarias a lo largo de estos meses –aunque se reparten a lo largo del año–.
Son muchos los que, aprovechando la estancia en la comarca, se marcan una ruta por distintos concellos en busca de los manjares más exquisitos de cada lugar. Pocos son los que se resisten a probar e incluso llevarse a sus casas una tarta de castaña de Ferrol, unas conservas de Cariño, una proia de Pontedeume o unos arándanos cosechados en Cerdido. En el apartado de dulces también destaca la tarta de Ortigueira y los mantecados y polvorones de As Pontes –la villa dedica también una jornada a las setas y champiñones en octubre–.
El queso constituye uno de los elementos más importantes de la comarca, teniendo tres citas destacadas en el calendario: la Feira do Queixo e mel de Goente –octubre–, la Feira do Requesón de A Capela –la XXX edición se celebrará el próximo 26 de agosto– y la Feira do Queixo de Moeche, recuperada hace tres años en el mes de marzo.
En Cedeira, que hoy despide las fiestas dedicadas a su patrona, productos del mar como la merluza de volanta o los percebes cuentan con su propio día de exaltación –en marzo y julio, respectivamente–, siendo la empanada descubierta o el pastelón otros de los manjares típicos de la villa que encantan tanto a vecinos como a turistas. El percebe también tiene su jornada en Meirás (Valdoviño) todos los meses de julio y el marisco de O Barqueiro (Mañón) celebra su día grande en diciembre.
El grelo, alimento típico gallego para curar el frío del invierno, destaca en dos municipios, Monfero –teniendo una festividad dedicada a esta hortaliza en Xestoso– y As Pontes. La huerta también es protagonista cada mes de julio en O Couto (Narón), dedicando una jornada a degustar sus pimientos que, a diferencia de los de Padrón, no provocan sustos en los mordiscos, ya que no pican.
El pulpo, que ahora mismo es casi un artículo de lujo, es el emblema de la villa de Mugardos, teniendo este concello una forma única de prepararlo con pimientos rojos y verdes y cebolla. Desde hace 28 años, todos los meses de julio el Concello realiza un amplio programa de fiestas para ensalzar el producto, siendo típicos los viajes en lancha desde Ferrol. 
Ares cocina la jibia cada mes de julio en una romería popular y en Fene se celebran distintos eventos gastronómicos a lo largo del año, como la Festa Mariñeira de Barallobre que tendrá lugar el próximo mes de septiembre y en la que se podrán degustar diferentes platos típicos del mar.
El municipio de Neda celebrará el próximo 2 de septiembre su XXX edición de la Festa do Pan, un producto que, junto con las empanadas y los dulces, hace las delicias de todo aquel que lo prueba solo o acompañado. l

Reportaje | La comarca se vive a bocados